Lunes  24 de Febrero de 2020 | Última actualización 09:05 AM
Por: Prensa Latina | 8:37 AM

LONDRES, 24 de febrero, 2020 (PL).- El fundador de Wikileaks, Julian Assange, deberá comparecer hoy aquí ante un tribunal británico, en el inicio de un proceso judicial que podría terminar con su extradición a Estados Unidos.

La vista oral comenzará este lunes en la Corte de la Corona de Woolwich, ubicada a tiro de piedra de la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, donde el periodista australiano permanece encerrado desde su arresto en la embajada de Ecuador en abril pasado.

Según trascendió, tras una semana para escuchar los argumentos legales de los fiscales estadounidenses y de la defensa, el juicio se detendrá hasta el 18 de mayo, cuando las partes tendrán 21 días para presentar las pruebas relacionadas con el caso.

Estados Unidos acusa al ciberactivista de conspiración para cometer espionaje, piratería informática y otros 16 cargos más, que en total conllevarían una sentencia de 175 años de cárcel, por haber publicado en el portal Wikileaks miles de documentos secretos de la diplomacia y los militares norteamericanos.

Entre los archivos clasificados están varios videos que exponen crímenes de guerra cometidos por los soldados estadounidenses en Iraq y Afganistán, así como miles de cables diplomáticos con valoraciones sobre gobiernos y personalidades mundiales.

Para sus defensores, la eventual extradición de Assange a Estados Unidos representaría un atentado a la libertad de prensa, y sentaría un precedente terrible para el periodismo a nivel internacional.

"¿Por qué en lugar de juzgarlo a él, mejor no enjuician a los criminales de guerra que quedaron al descubierto en los materiales divulgados por Wikileaks?", cuestionó la fundadora de la Coalición Stop de War, Lindsey German, en declaraciones a Prensa Latina.

La reconocida activista británica participó el sábado pasado junto al padre de Assange, John Shipton, el exlíder de la banda de rock Pink Floyd, Roger Waters, la diseñadora Vivienne Westwood y otros intelectuales, en una nutrida marcha por las calles de Londres para exigir que el periodista australiano no sea entregado a Estados Unidos.

Tras el recorrido, los manifestantes se congregaron en la Plaza del Parlamento, donde varios oradores coincidieron en alertar que se trata de una venganza política contra el fundador de Wikileaks.

Waters, por ejemplo, instó al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, a desafiar la hegemonía de Estados Unidos, y negarse a extraditarlo.

La evidencia ante la corte es irrefutable. Julian Assange es inocente. Un periodista que hizo un trabajo muy importante para "nosotros, el pueblo", al exponer los crímenes de los poderosos sociópatas en los corredores del poder, aseveró el afamado guitarrista.