Miercoles  17 de Enero de 2018 | Última actualización 02:56 PM
Por: Editor de Internacionales | 1:00 AM

LA PAZ, 6 may (PL).- La fiscalía boliviana aseveró hoy que tomará declaraciones a autoridades opositoras de Santa Cruz, entre ellas el prefecto Rubén Costas, por tener vínculos con una célula terrorista neutralizada el 16 de abril último.

De acuerdo con el investigador Marcelo Sosa, algunos detenidos por sus nexos con la banda liderada por el boliviano croata Eduardo Rózsa Flores, abatida en un operativo policial, identificaron a Costas y a algunos empresarios como financiadores de los grupos violentos.

Según esa fuente, esos recursos estaban destinados a acciones separatistas y planes de magnicidio, en primer lugar al asesinato del presidente Evo Morales y varios miembros de su gabinete.

El anuncio de una próxima citación judicial al prefecto Costas y también al ex jefe del comité cívico Pro Santa Cruz, el acaudalado empresario Branco Marinkovic; así como al presidente de los ganaderos, Guido Nayar, ha conmocionado a la sociedad boliviana.

Sosa confirmó que el prefecto cruceño fue señalado por testigos como participante en varias reuniones de líderes separatistas con la presunta banda terrorista acusada de proponerse eliminar físicamente al jefe de Estado.

La víspera, Sosa citó también a testigos para señalar a casi 20 conocidos líderes cruceños, entre ellos Pedro Yovío, presidente de los empresarios y Marcelo Roca, al frente de la Cámara Agropecuaria.

También el vocero presidencial, Iván Canelas, denunció a la prensa que la célula terrorista neutralizada en abril último tenía planes separatistas al estilo Kosovo, en 2008.

Canelas explicó que ese era el verdadero objetivo de Rózsa Flores, y de ahí sus vínculos con dirigentes regionales como el prefecto cruceño.

Señaló que ahora todo está claro para el gobierno y que esa acción quería ser replicada en Bolivia.

El portavoz precisó que varios detenidos han identificado a los financiadores de los grupos violentos, entre ellos Marinkovic, quien entregó incluso hasta 200 mil dólares para la compra de armas de fuego.

Según Canelas, en círculos de la Prefectura y el comité cívico cruceños era un "secreto a voces" la preparación del grupo y los objetivos que tenía.

En la operación antiterrorista murieron también el rumano de origen húngaro Magyarosi Arpak y el irlandés Mike Dwyer.

Otros dos integrantes de la célula terrorista, el boliviano croata Mario Tadic y el húngaro Elot Tóazó, fueron capturados y se encuentran detenidos en la ciudad de La Paz, mientras continúan las investigaciones.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>