Viernes  03 de Julio de 2020 | Última actualización 11:19 PM
Por: Editor de Internacionales | 3:01 PM

TEGUCIGALPA, 23 sept.- El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, aseguró hoy que está "totalmente sano" y que no tiene intenciones de suicidarse pese al cerco policial y militar a la embajada de Brasil, en la que se encuentra.

En declaraciones a la radio Emisoras Unidas de Guatemala, Zelaya aseguró que en las últimas 24 horas han sido "atacados con gases tóxicos que tienen enferma a la gente en la embajada".

Según el depuesto presidente, quien el lunes apareció inesperadamente en la sede de la embajada brasileña en Honduras, el ataque con gases busca provocar su salida de la misión diplomática para matarlo y luego simular un suicidio.

"Yo estoy totalmente sano y no tengo intenciones de suicidarme", afirmó Zelaya al reiterar que en la embajada de Brasil "prácticamente estoy en una cárcel, porque nos tienen rodeados de policías y militares".

"Hemos sido bombardeados con gases lacrimógenos, nos hicieron entrar en shock respiratorio porque las bombas cayeron dentro de la embajada con el fin de provocar nuestra salida, y lógicamente un magnicidio", señaló.

Zelaya, quien fue depuesto el 28 de junio pasado por un golpe militar que llevó al poder a Roberto Michelleti, designado por el Congreso, reiteró que no puede revelar cómo llegó hasta la embajada de Brasil para no comprometer a quienes lo ayudaron.

Sin embargo, comentó fue una travesía "muy dura" de 16 horas, pero que se arriesgó "porque es una salida para el país, que está sufriendo".

Aseguró que logró evadir todos los retenes y a los organismos de seguridad que el régimen de facto de Michelleti tiene instalados en las fronteras de Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

"Me dirigí a la embajada de Brasil porque hay mucha persecución en Honduras. Pedí comunicarme con el presidente (Luiz Inacio) Lula (da Silva) y en dos horas autorizaron mi protección, porque ellos me reconocen como presidente de Honduras", indicó.

Zelaya aseguró que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, no tiene ninguna influencia política, económica o militar en Honduras y explicó que quienes más han cooperado con él son los gobernantes de Centroamérica, aunque reconoció que ha recibido apoyo logístico de México, Chile y Brasil, entre otros países.

Añadió que está dispuesto a entablar un diálogo directo con Michelleti para buscar una salida pacífica a la crisis y crear las condiciones de paz que necesita Centroamérica para recuperar su actividad económica, que está siendo afectada.

Destacó que en Honduras "hay un derramamiento de sangre, hay muchos muertos. Han creado escuadrones de la muerte, hay personas violadas y torturadas por el régimen militar represivo y el mundo no lo conoce".