Lunes  26 de Octubre de 2020 | Última actualización 02:06 PM
Por: Prensa Latina | 4:07 PM

GINEBRA, 28 abr (PL).- La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, decidió elevar a fase cuatro el nivel de alerta de pandemia de gripe porcina.

Esta fase indica que la probabilidad de una pandemia global ha aumentado, pero no que sea inevitable, por lo cual en la medida que se disponga de nuevas informaciones se podría regresar a fase tres o aumentar el nivel de alerta.

La decisión fue tomada durante una reunión del Comité de Emergencias, y se basó en los análisis de los datos epidemiológicos obtenidos que demuestran la transmisión de persona a persona y la capacidad del virus para causar brotes a escala comunitaria.

Sin embargo, la doctora Chan recomendó mantener el flujo en las fronteras y que no se impongan restricciones a los viajes internacionales, aunque las personas enfermas o quienes presenten síntomas debían retrasar los movimientos a otras naciones y recibir atención médica.

Manifestó también que la OMS facilitará el desarrollo de una vacuna contra el agente causal, el virus H1N1.

Por su parte, Gregory Hartl, portavoz del organismo, en Ginebra, resaltó que no existe peligro en el consumo de carne de cerdo si la misma está bien cocida.

Todavía se investigan los orígenes del virus, pues el número de casos confirmados es insuficiente para localizar los varios focos originales del brote, añadió.

Pese a que los datos dan una cifra de víctimas y afectados elevada, la OMS sólo ha podido determinar 26 casos de gripe porcina en México, de los cuales siete fallecieron y otros 12 derivaron en un estado de gravedad.

No obstante, se ratifica intensificar las medidas higiénico-sanitarias, tales como: mantenerse alejados de personas con infección respiratoria, no saludar con besos ni dando la mano, no compartir alimentos, vasos o cubiertos.

Además, ventilar y permitir la entrada del sol en la casa, oficinas y locales cerrados, mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, utensilios, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común.

Otras estrategias son lavarse las manos con frecuencia, no fumar, comer frutas y verduras ricas en vitaminas y asistir al médico ante un cuadro febril, tos, dolor de cabeza y múscular.