Miercoles  24 de Enero de 2018 | Última actualización 02:02 PM
Leonel Fernández y el Metro de Santo Domingo
Por: RAFAEL PINEDA | 7:38 PM

DESDE EL ORIENTE

MONTEVIDEO, Uruguay.- Desde que asumió la dirección del Estado la primera vez en el año 1996, el presidente Leonel Fernández ha empeñado sus mejores esfuerzos en hacer de la República Dominicana un país competitivo a nivel internacional, apoyando la industria, el comercio y la agricultura, y abriendo nuevos mercados para la exportación de los productos cultivados o fabricados por manos nacionales.

Fernández puso fin a sesenta años de aislamiento diplomático, abrió el abanico de las oportunidades, estableció relaciones con todos los países sin tomar en cuenta fronteras ideológicas, idiomáticas, políticas o religiosas y él mismo, con extraordinarias habilidades ha sido un agente de relaciones públicas, promoviendo en el extranjero la calidad del producto nacional y, sobre todo, nuestra principal industria: el turismo y la calidad de la gente para recibir a los hermanos de otras latitudes.

Pero el renglón al que el mandatario le ha dedicado una atención esmerada es al de la tecnología, ideando y construyendo el Instituyo Tecnológico de las Américas y estableciendo una red de centros de tecnología informática a lo largo y ancho de la isla de 48 mil kilómetros cuadrados donde decenas de jóvenes se preparan para la competitividad. La tecnología, el desarrollo económico, la educación, la igualdad social y la modernidad son las pasiones del presidente dominicano.

En el afán por hacer de Santo Domingo una ciudad moderna ha ordenado la construcción de túneles, vías elevadas, grandes avenidas, autopistas, modernas carreteras y diseñó y plasmó la obra más importante que se ha gestado en el país caribeño: El Metro de Santo Domingo.

El Metro, un sistema de trenes urbanos con líneas elevadas y subterráneas para conectar puntos distantes constituye una alternativa idónea ante los problemas del caos por el congestionamiento vehicular en las avenidas de las ciudades grandes, especialmente Santo Domingo, con casi cuatro millones de habitantes, añadidos más de medio millón de personas de otras ciudades que por diversos motivos pasan diariamente por esa ciudad.

Durante mi estadía en Taiwán, donde estuve acreditado en la embajada de mi país, esa isla fue visitada por el presidente Fernández y tuve el honor de estar presente en varias de sus reuniones de trabajo. Voy a reflexionar sobre una de ellas, por lo mucho que me llamó la atención y por la relación que tiene con el proyecto de convertir Santo Domingo en una ciudad moderna: Un encuentro con el Director General del Metro de Taipéi: una de las obras más prácticas y mejor diseñadas del mundo.

Observé cómo el presidente dominicano escuchaba las explicaciones del funcionario taiwanés quien valiéndose de una pizarra ilustraba la ruta del tren. El Gobernante le hizo varias preguntas y siguió el discurso del anfitrión sin perder ningún detalle.

Obviamente entre una obra y otra existen puntos referenciales. El Metro de Taipéi fue inaugurado en el 1985 y desde entonces ha experimentado múltiples modificaciones y ampliaciones; en la actualidad tiene ocho líneas y una longitud de 74.4 kilómetros de los cuales 44 son bajo tierra, 23.4 sobre elevados y 7 a nivel de suelo. Tiene sesenta y tres estaciones; de ellas cuarenta son subterráneas.

El metro de Santo Domingo inició formalmente sus operaciones hace poco tiempo. En principio funciona con una línea de 14.5 quilómetros de Norte a Sur desde la avenida Charles de Gaulle recorriendo el corazón del popular barrio de Villa Mella hasta el Centro de los Héroes (donde se encuentran el Congreso, la Suprema Corte de Justicia, la Lotería Nacional y otras importantes instituciones del Estado), recorre la avenida Máximo Gómez y pasa por la Ciudad Universitaria.

Esta obra es la más grande emprendida en la capital dominicana desde que los europeos tocaron tierra en la isla e iniciaron las primeras construcciones del “Nuevo Mundo” en el 1492. Los ciudadanos están orgullos y muestran satisfacción por los beneficios que están recibiendo a través de un sistema de transporte que está cambiando la vida y los hábitos de la gente. Estamos pensando que alrededor de trescientas mil personas han de estar utilizando diariamente los servicios de este novedoso sistema.

Fernández ha ordenado a sus técnicos en el área el diseño de otras líneas que unan el Este con el Oeste, cruzando el río Ozama y desde Haina hasta Maquiteria enlacen todas las zonas periféricas con el centro de la capital, cuyo inicio se anunciará tempranamente. Al jurar el 16 de agosto del 2008 su tercer período como Gobernante de nuestra media isla, la República Dominicana ha experimentado un notable crecimiento económico, una fructífera modernización y ha aumentado la calidad de vida de los ciudadanos.

Al parecer, desde Montevideo, tú estás desconectado acerca de el rumbo que lleva el país. O tal vez seas un otro apologista pagado, de los tantos que abundan, y tus opiniones divorciadas de la realidad estén "motivadas" por el considerable presupuesto que este gobierno "moderno" invierte en publicidad. A la hora de considerar "moderno" a un gobierno deberías tomar en cuenta como andan algunas áreas fundamentales, como educación, salud y alimentación, y leer regularmente los artículos de Anulfo Mateo, Narciso Isa Conde, Pedro Conde Sturla y Andrés L. Mateo, entre otros.

Luís García , Santo Domingo
(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>