Miercoles  23 de Abril de 2014 | Última actualización 10:35 PM
La Restauración de la República Dominicana
Por: MELVIN BERA | 7:59 PM

La anexión a España por parte del gobierno de Pedro Santana fue un duro golpe al movimiento independentista del 27 de Febrero del l844. Sin embargo, Santana desde el punto de vista clasista, era definido como un Hatero lo que es lo mismo que decir un Oligarca-Feudal, similar a lo que dejo Cristóbal Colon gobernando a España, estableció en la parte este de la isla que compartimos con Haití y en América Latina.

La concepción ideológica burguesa y la revolución industrial, eran revolucionarias y dio origen a la revolución francesa entre oligarcas y capitalistas, con el triunfo de estos últimos. De igual forma, la guerra de secesión en los Estados Unidos dirigida por Abraham Lincoln que enfrento los Estados del Norte contra los del Sur de su país, triunfando los primeros o sea, la revolución industrial.

En Republica Dominicana, luego de la independencia, los jóvenes trinitarios y patriotas, eran abiertamente opuestos ideológicamente a Santana. Sin embargo, pese a la independencia la oligarquía se alzo con el poder y hasta traiciono a los trinitarios.

Pedro Santana, con mayores condiciones clasistas y de poder, aprovecho el momento para decretar la anexión del país a España. Esta anexión fue seguida por el alzamiento de un grupo de jóvenes que incluyen a José María Cabral y Francisco del Rosario Sánchez, en el sur. Este último fue atrapado en la comunidad de Juan Santiago-Hondo Valle y traído en calidad de detenido y sometido al fusilamiento por parte del gobierno de Santana en San Juan de la Maguana.

EL GRITO DE CAPOTILLO:

Fue el inicio de una guerra libertadora que dos años más tarde, culminó con la restauración de la República.

El 15 de Agosto de 1863 se reunieron en la Visite, cerca de Ouanaminthe, en territorio Haitiano, los coroneles Santiago Rodríguez, José Cabrera y Benito Monción, el capitán Eugenio Belliard, Segundo Rivas, Alejandro Bueno, Palilo Reyes, el abanderado Juan de Mata Monción, el español Angulo, quien hacía la corneta, el artillero San Mézquita, Tomás Aquino Rodríguez, Sotero Blan, Juan de La Cruz Álvarez.

En total, los revolucionarios comprometidos en la acción eran 14. El resto, aparte de los que estaban en territorio haitiano, estuvo constituido por Juan A. Polanco y Pedro A. Pimentel, quienes esperaban en suelo dominicano. Todos los que estaban en Haití cruzaron la frontera el 16 de agosto y tomaron posesión del cerro Capotillo español, donde se enarboló la bandera dominicana al son de una diana y con redobles de tambores.

Con la proclamación de la restauración de la República hubo un llamamiento a las armas, que inmediatamente fue respondido por los campesinos de la región que una vez más abandonaban sin titubear sus hogares y sus familias para defender el suelo nativo.

Con el grito de Capotillo se iniciaron las hostilidades entre las tropas españolas y el ejército restaurador. Claro, con la derrota del gobierno español y la definición de independencia y restauración del pueblo dominicano.

Fue desde Haití que se organizo la gesta de Restauración en cuya guerra Gregorio Luperón, la primera espada de la restauración, tuvo una muy destacada participación. El 16 de Agosto de cada año debemos recordar con respeto y admiración, un aniversario más de esta gesta y a GREGORIO LUPERÓN quien supo poner en práctica la guerra de guerrillas contra su oponente en este caso el Ejercito Español.

Viva la Independencia de la República Dominicana.

Viva la Restauración de la República Dominicana.