Lunes  16 de Julio de 2018 | Última actualización 09:10 PM
Uruguay, el mundo, dan último adiós a Benedetti
Por: Prensa Latina | 7:19 PM

MONTEVIDEO, 19 may (PL).- Miles de uruguayos despidieron hoy al escritor Mario Benedetti, en nombre propio y en el de millones de personas de todo el mundo, también enriquecidas con la estética de su verbo y la ética de su vida.

Los restos de Benedetti fueron conducidos por trabajadores y estudiantes al Panteón Nacional del Cementerio Central montevideano, en medio de un elocuente silencio solo quebrado por respetuosos aplausos cuando el féretro llegó ante la necrópolis, y en algunos instantes de la despedida de duelo.

"Hoy enterramos a un hombre que creía en la esperanza de que las cosas, esas que todos sabemos importantes -amor, justicia, solidaridad, honestidad, rigor, entrega a la vida- pueden ser alcanzadas, dijo Hugo Achugar, director de Cultura del gobierno uruguayo.

"Enterramos su carne magra, su disnea, sus bigotes y su pícaro mirar los enredos del mundo y de los seres humanos -señaló-, pero lo otro, su escritura, sus valores, esos no los puede enterrar nadie".

El cantautor y amigo íntimo de Benedetti Daniel Viglietti también recordó al poeta, fallecido el pasado domingo a los 88 años de edad.

"Estamos todos consternados, como escribía él cuando la muerte del Che (...), pero su pluma nos deja el alma llena de versos sencillos, sencillos en la altura, como aquellos del cubano José Martí que él tanto admiraba", manifestó.

Viglietti ensalzó la "modestia ejemplar" del poeta, una modestia -dijo- que su amigo Eduardo Galeano explicaba diciendo que Mario Benedetti no se daba cuenta de que era Mario Benedetti.

El cantautor aseguró que el prestigioso intelectual sobrevivía en los demás, entre otras razones, "por su compromiso en la lucha política antes y durante los años de plomo" (los tiempos de la dictadura en Uruguay), y en ese contexto recordó los años de Benedetti en Cuba.

Sobrevive por su firme apoyo a la Revolución cubana, su etapa de trabajo en Casa (de las Américas), por su amistad con Haydeé Santamaría y Roberto Fernández Retamar, entre otros compañeros, expresó.

Tras asegurar que "Mario no necesita que lo idealicemos porque es un ideal en sí mismo", Viglietti se dijo a sí mismo y a los admiradores de Benedetti en todo el mundo que "tendremos que acostumbrarnos a encontrar en el recuerdo de su amistad, la fuerza y la calidez de su palabra".

En otro sentido, la ministra de Educación y Cultura de Uruguay, María Simón, dijo que Benedetti "fue sobre todo un hombre en que la ética, la estética, la política y la moral se daban en una sola pieza".

Al sepelio del escritor asistieron políticos, compañeros de luchas políticas, personalidades de la cultura y el deporte, diplomáticos y una legión de niños y estudiantes de escuelas montevideanas.

Los restos de Benedetti fueron colocados solo temporalmente en el Panteón Nacional, pues después serán trasladados a otro cementerio de la capital uruguaya, junto a la tumba de su esposa Luz, fallecida en el 2006.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>