Martes  24 de Abril de 2018 | Última actualización 06:17 PM
Desastre lago Enriquillo había sido advertido dice David Vólquez
Por: TEUDDY A. SANCHEZ | 9:48 PM

BARAHONA. El desastre que está sucediendo en pueblos de las provincias Baoruco e Independencia, ubicados en la zona de influencia del lago Enriquillo, fue avisado hace varioss años por las inundaciones provocadas por el ciclón Georges, en septiembre de 1998, así como por la tormenta tropicale Noel.

Así lo informó el ex administrador del ingenio Barahona, ingeniero David Vólquez, quién dijo que a pesar de que esa alarma más luego, fue ratificada por la tormenta Gustav, las autoridades de ese entonces hicieron caso omiso a varias propuestas hechas en tal sentido por profesionales, que estaban dirigidas a evitar futuras inundaciones como las que hoy afectan a esas zonas sureñas.

Vólquez recordó que una de esas propuestas sobre el manejo de esa situación, le fue entregada el 19 de marzo, en Azua, al presidente Hipólito Mejía, durante su gestión administrativa 2000-2004, la cual fue totalmente ignorada por el ex mandatario.

Manifestó, que en el 2008, debido a la presencia de la tormenta tropical Gustav, el Centro de Operaciones de emergencias (COE) emitió alerta roja para esta provincia, así como para las de Independencia, Baoruco y Pedernales.

“Recuerdo, que dos días después de esta alerta, el actual Presidente Leonel Fernández emitió el decreto 371-08, declarando en estado de emergencias las urbanizaciones; Las Claudias, Los Girasoles, Las Colinas del Seminario en Arroyo Hondo y La Alameda, en la Capital, así como a la provincia de Pedernales”, comentó Vólquez.

Manifestó que en esa ocasión el gobierno de Fernández ignoró la tragedia ocasionada por Gustav, que según datos suministrados por la Secretaría de Agriculturas, causó graves daños a 283 mil tareas, provocó la desaparición de la pesca en la laguna Rincón de Cabral, y la pérdida del material genético bovino, elaborado y trabajado por más de 70 años, en las provincias Baoruco e Independencia.

“Esa vez, una parte del de las cabezas de ganado fue a parar al matadero, al precio de un 10 por ciento de su valor total, en tanto, que otra parte murió por falta de alimentos, mientras el ingenio Barahona, que todavía era de propiedad estatal, incineraba un millón 200 mil quintales de cogollos de caña de azúcar”, recordó el ex administrador de la empresa azucarera.

Vólquez expresó que si esa vez las autoridades de turno hubieran hecho caso a las recomendaciones que se Yaque del Sur, en estos momentos el cauce de agua del lago Enriquillo fuera normal, y no estuviera dada la situación actual de inundaciones.

No obstante, el ex funcionario azucarero reconoció que se pueden hacer ciertas cosas para controlar las actuales inundaciones en las zonas mencionadas, pero que la solución definitiva estriba en la construcción de la presa de Monte Grande, la cual regulará debidamente las aguas del Yaque del Sur.

Sostuvo que la dinámica de este río en los últimos años ha variado, ya que anteriormente vertía sus aguas en el mar Caribe, por los puentes de Canoa y Habanero.

Dijo que hoy el río hoy hace tal cosa por la alguna Rincón de Cabral, vertiendo cientos de metros cúbicos por segundo muy por encima del volumen soportable por los canales Cristóbal, Guaraguao y Arroyo Dren.

“Al confluir estas aguas con la bifurcación del kilómetro 17, desde el ciclón Georges hasta la tormenta Gustav, han creado grandes zanjas de más de 15 metros de profundidad, 30 metros de ancho, por más de 20 metros de largo”, sostuvo.

Dijo que esto ha permitido el depósito de un alud en la parte oriental del lago Enriquillo, similar a nueve millones de metros cúbicos, igual a 450 mil volquetas de 20 metros cada una.

Indicó Volquee que esta situación adicionada a los tornados o remolinos, han levantado un muro en la parte inicial del lago conocida como “Cuero de Vaca”, cerrando más la cuenca endorreica de esta fuente de agua.

“Una contribución parecida hace el río Soliei o Blanco, cuya cuenca alta a nivel de “Zapoten”, “Tefuete” y “Misión”, en la parte haitiana totalmente deforestada, deposita piedras y guijarros en el lago, mientras que los acuíferos han aumentado su número y caudal, como sucede en Puerto Escondido, Duvergé , a más de 350 metros sobre el nivel del mar.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>