Martes  23 de Enero de 2018 | Última actualización 02:02 PM
Crisis económica mantiene en casa a mayoría dominicanos
Por: MOISES SAAB | 1:38 AM

SANTO DOMINGO.- Casi cinco de cada 10 dominicanos admitió que carece de planes especiales durante el asueto, afirma una encuesta de la firma Asisa Research Group, cuyos pronósticos se confirmaron durante las elecciones presidenciales de mayo pasado.

Casi cinco de cada 10 dominicanos admitió que carece de planes especiales durante el asueto, afirma una encuesta de la firma Asisa Research Group, cuyos pronósticos se confirmaron durante las elecciones presidenciales de mayo pasado.

La celebración religiosa se inició el pasado Domingo de Ramos y el feriado comienza el viernes próximo, hasta el Domingo de Gloria, o Resurrección, días que los quisqueyanos aprovechaban para visitar familiares en el interior o marcharse a las playas.

Los que más saldrán serán los residentes en el Distrito Nacional, aunque en el resto del este del país el 63 por ciento de los interrogados dijo que su mejor opción es cualquier forma de pasar el tiempo que no implique gastos.

El 24 por ciento afirmó tener planes de ir a alguna playa y sólo 7,7 que se propone ir de visita a algún centro de recreación fuera de las fronteras de la localidad donde reside.

Esa austeridad, para los dominicanos, fiesteros por naturaleza y por definición, se explica por las erogaciones que representan para los atribulados bolsillos en estos tiempos tormentosos.

La más modesta de las diversiones, visitar familiares, implica un gasto superior a los mil pesos (cerca de 30 dólares), sin contar que, a veces, ello significa soportar a algún cuñado denso y a uno que otro primo intragable, por si fuera poco.

Trasladarse a la playa, que tampoco es gran cosa en una isla, donde el mar está por todas partes, ya es una aventura para pudientes pues requiere tener disponibles tres mil 96 pesos, cerca de 100 dólares, salario mínimo para un sector importante de la población y que no están a la vuelta de la esquina.

Viajar a un centro turístico, por supuesto que requiere más dinero, tres mil 626 pesos constantes y sonantes, por persona lo que para una familia de cuatro miembros significa un gasto unos 13 mil pesos diarios.

Eso sin contar que los niños se antojen de un helado extracurricular, la señora de “un recuerdo para mamá”, más el transporte y otros añadidos inevitables porque, a la larga, uno está de asueto.

El único remedio para la situación es peor que la enfermedad: acudir al “plástico”, la socorrida tarjeta de crédito que tras su imagen de salvadora esconde las filosas garras del crédito, ese cuento de nunca acabar.

Todo ello explica por qué los dominicanos, este año, se quedan en casa, escuchando las noticias de la crisis.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>