Sábado  20 de Enero de 2018 | Última actualización 07:40 AM
Contesta a su pregunta, ¿para qué sirve la poesía?
Por: JOSÉ MEDINA FLEURY | 2:28 PM

-Dedicado al señor Hipólito Mejía-

En el año 1984 el Congreso Nacional declaró a Don Pedro Mir Poeta Nacional de la República Dominicana como un reconocimiento a la calidad y contenido de su producción literaria, tanto de corte social como intimista.

Y es que la infancia de ese vate transcurrió en los alrededores del ingenio Cristóbal Colón de San Pedro de Macorís, su ciudad Natal, y a los cuatro años quedó sin el calor de su madre que lo vio nacer.

Probablemente esas circunstancias fueron moldeando su pensamiento social que hicieron brotar composiciones como “Seis momentos de esperanza”, "Cuando amaban las tierras comuneras”, "Poemas de buen amor y a veces de fantasía” y su obra más representativa “Hay un país en el mundo”, traducido a varios idiomas.

Ese poema fue publicado en Cuba en 1949 y su importancia radica en que de una manera estética, a través de sus versos el autor le dijo al mundo la situación social y política a que fue sometido el país durante 31 años por parte de Trujillo y su régimen tiránico, por esa razón podemos afirmar que tuvo una función histórica, fue un vocero de la resistencia a las tropelía que caracterizaron esas oprobiosas tres décadas.

En el curso del poema Pedro Mir no menciona por su nombre la República Dominicana, solamente lo sugiere.

De entrada, alude a la ubicación geográfica del país en el planeta, indicando que está próximo a la línea del Ecuador donde los rayos solares le caen de manera perpendicular, por eso dice que es tórrido. De igual modo lo sitúa entre varias islas –en un archipiélago-, destacando su producción principal: la caña.

El poeta apunta a un país pequeño con 2 millones de habitantes, -“con dos millones/suma de la vida”-, con muchas tierras cultivables por doquier “y tierra bajo los árboles, y tierra bajo los ríos, sobre el día, bajo el mapa…”, pero el campesino no la posee, no la puede labrar, porque están en manos de unos pocos, que se han adueñado del país. “Decid al viento los apellidos de los ladrones y las cavernas y abrid los ojos…”

Sin embargo, el escritor abriga la esperanza de que algún día el campesino será dueño de la tierra. Por eso dice: “…donde el día tiene su triunfo verdadero, irán los campesinos con asombro y apero a cultivar cantando su franja propietaria”.

Un pueblo sometido a la bestialidad y al analfabetismo de un gobierno no puede tener concordia ni mostrar asomo de gozo, es un pueblo fantasma “Es un país pequeño y agredido. Sencillamente triste, triste y torvo/triste y acre/tórrido y pateado”.

En ese sentido, el autor en su poema expresa que lo único que anhelaba para su país es sosiego “no quiero más que paz. Un nido de constructiva paz en cada palma…”.

Se refiere al País por medio de la descripción geográfica cuando dice que “tiene varias bahías considerables, como también cordilleras, abundante vegetación, ríos, productor de azúcar, con diversas islas a su alrededor.

La poesía, apelando a los recursos literarios, con su lenguaje artístico, al igual que otras disciplinas como la filosofía, la ética desempeñan, en el abanico del conocimiento, una función social, que implica al hombre, al ser humano.

Nótese que esta composición poética en cuanto a la semántica de los versos hay un paralelismo con “Versainograma a Santo Domingo” de Pablo Neruda, quien descarga su indignación y le dice artísticamente al mundo la violación de que fue objeto nuestra soberanía por parte de los norteamericanos en 1965, como también apunta al saqueo y al mal trato que de esta media isla hizo Colón, y coincide con Mir en cuanto a Trujillo.

“…desde que Don Cristóbal, el marinero, puso los pies y descubrió la isla que mejor no la hubiese descubierto porque ha sufrido tanto que parece que el diablo y no Jesús se entendió con Colón…”.

“Corre por los caminos la noticia: Santo Domingo sale del infierno –Trujillo…”.

“Cuarenta y cinco mil hijos de perras, bajaron con sus armas y sus cuentos –se refiere a los invasores norteamericanos -1965-…”.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>