Miercoles  25 de Abril de 2018 | Última actualización 07:22 PM
Primeros europeos en San Juan de la Maguana
Por: JULIO CESAR PAULINO | 8:05 PM

Hasta la fecha, todo parece indicar que los primeros europeos que se establecieron en el valle del Maguana, fueron los Frailes Franciscanos Juan de la Duela, llamado el “Bernejo” y Fray Juan de Tisín. Ambos tenían la misión de evangelizar aquellas tierras desoladas por la matanza perpetuada por Colón.

La llegada de estos evangelizadores debió ser a partir del 1496, debido a que, el 1495 fue un año turbulento por el apresamiento de Caonabó, Rey de aquella región (No es cierto que el citado guerrero fuera encadenado con unos grilletes por el capitán español Alonzo de Ojeda como se ha venido diciendo).

Este hecho, trajo como consecuencia que Maniocaotex y Mairení, hermanos del famoso prisionero, reunieran unos 80,000 indios (cantidad que no compartimos con los cronistas), en lo que hoy se conoce como el Corrar de los Indios, y marcharan a incendiar la Isabela para liberar al bravo capitán.

Lamentablemente, este hecho fue frustrado debido a que enterado el Almirante, de lo que se avecinaba, reunió todas las fuerzas de que disponía, y ayudado por cuatro mil indios al mando de Guacanagaríx, derrotó el 25 de marzo de 1495, en la llanura de Esperanza, cerca de Santiago de los Caballeros, a los bravos guerreros del cacicazgo del Maguana.

(La Historiografía tradicional dice que esta batalla tuvo lugar en el Santo Cerro de la Vega, y que cuando los españoles estaban perdidos se apareció la Virgen que los ayudó a derrotar a los indígenas. Falso, debido a que la batalla de Santo Cerro nunca existió como tampoco no hubo tal aparición de la citada virgen. Esta batalla tuvo ligar a unos 70 kilómetros del Santo Cerro).

Terminada la batalla, Colón cruzó la cordillera central y se internó en el valle del Maguana, incendiando a Niti que era el centro político de la isla y asentamiento de Caonabó, que se encontraba en lo que hoy es Hato del Padre, antiguo Hato de don Francisco de Valenzuela, a unos tres kilómetros al Noroeste del corral de los indios.

Embriagado por la victoria, continuó su orgía de sangre destruyendo y pasando por las armas a todos los poblados que encontró a sus pasos, donde más de 50% de los 20 caseríos que lo conformaban fueron incendiados

De esta matanza, se salvó un niño llamado Guarocuya, conocido con el nombre de Enriquillo, hijo de Manicaotex a quien Anacaona se lo había llevado al cacicazgo del Jaragua, y quien 18 años después, imitando a su padre y a sus tíos, se alzó en arma contra el dominio español.

Consumado el hecho, comenzó el proceso de evangelización por los citados franciscanos, que se afianzaría a partir de la fundación del primer San Juan de América el 24 de Junio de 1503.

En nuestra próxima entrega daremos a conocer los nombres de las 49 familias que fundaron a San Juan de la Maguana.

El autor es antropólogo y etnomusicólogo.

Muy interesante este articulo histórico. Aporta muchos datos históricos que ayudan a esclarecer algunos hechos un poco oscuros de nuestra historia. Esperamos más...

Anónimo , MADRID

Excelente artículo, sería de gran beneplácido para los lectores, y para mi en particular, tener la oportunidad de tener una serie de estos artículos con este tema, ya que nos dan una idea general de nuestra historia y algunos detalles que permanecían ignorados. Gracias y felicidades a nuestro periódico que cada día adquiere más prestigio.

C. Cordero , New York
(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>