Domingo  22 de Abril de 2018 | Última actualización 01:39 PM
Sacerdote reclama al presidente Fernández cumplir promesa
Por: ALBERTO GARCIA HUERTA | 10:36 PM

Condena el auge de la violencia, el narcotráfico, el ruido y el estado de inseguridad.

SANTO DOMINGO.- Cientos de feligreses de las parroquias de Guachupita, Los Guandules y La Ciénaga, realizaron este Viernes Santos un vía crucis donde reclamaron del Presidente Leonel Fernández cumplir la promesa hecha a las familias que perdieron sus viviendas en el derrumbe en el sector de Jarro Sucio, Guachupita.

La tragedia acontecio el año pasado, cuando murieron siete personas.

Javier Vidal, párroco de Guachaupita, denunció que decenas de familias que viven en humildes viviendas que están a punto de derrumbarse y corren el riesgo de perder sus vidas de un momento a otro si el gobierno no interviene para evitar una nueva desgracia como la ocurrida el año pasado.

Expresó el religioso que si hay tanto dinero en el país para la corrupción administrativa, para construir megas obras, también debe disponerse de los recursos para invertir en obras sociales como la vivienda para las familias más pobres y excluidas, ubicadas a orillas del Río Ozama, de la ciudad de Santo Domingo.

“Hoy Cristo sigue crucificado en todas las “promesas no cumplidas del Estado”, dijo el párraco de Guachupita e instó al Presidente Leonel Fernández a que cumpla con la promesa de reubicar en viviendas dignas a las familias que quedaron desamparadas del deslizamiento de tierra del año pasado.

Dice que de esa forma se evita que una nueva tragedia se vuelva a producir en el sector donde decenas de casas están a punto de derrumbarse.

Asimismo, el padre Javier Vidal, criticó el estado de desigualdad y corrupción que vive la nación dominicana y dijo esperar que ambas situaciones en el futuro se conviertan en esperanza.

“En esta mañana de Viernes Santo, en nombre de nuestro Padre creador y justo, celebramos el Vía Crucis de las Parroquias Santo Domingo Savio y San Martín de Porres, no solamente para recordar lo que hace veinte siglos Cristo realizó por cada uno de nosotros, sino como una esperanza que rompe y transforma las desigualdades y la corrupción de nuestro mundo, de nuestra patria, para crear una vida digna y sin exclusión",indicó el padre Vidal.

Señaló que todos "queremos, deseamos, insistimos en que Cristo nos transforme así como hace veinte siglos transformó Jerusalén”.

“Nosotros los moradores cristianos de estos barrios hacemos un llamado a las autoridades gubernamentales, en especial, al Presidente de la República Dominicana, doctor Leonel Fernández Reyna, para que se cumplan las promesas hechas hace ya 7 meses a los moradores de esta comunidad, en donde murieron 7 personas (una madre y sus cinco hijos) y una vecina, víctimas del derrumbe provocado por los constantes aguaceros que se registraron en el país en esos días", reclamó el religioso.

Desde entonces, aunque se les provee un bono para los alimentos, no se ha cumplido lo promesa más importante, la cual fue hecha en este mismo lugar por el Secretario de Interior y Policía: una vivienda para vivir dignamente y sin sobresaltos.

El dinero del alquiler, el cual fue donado por el Ayuntamiento, está a punto de agotarse y aún no se han comenzado a construir las viviendas.

"Estamos cansados de tantas promesas incumplidas, de políticos que nos visitan, nos prometen y después se olvidan de nosotros, mientras ellos, con sus mega sueldos siguen crucificándonos en la Cruz”, expresó el padre Javier Vidal, cura párroco de la parroquia de Guachupita.

NARCOTRAFICO E INSEGUIRIDAD

Por otro lado, el sacerdote de la Compañía de Jesús, condenó el estado de inseguridad y el narcotráfico que se vive en los sectores de la zona norte de la capital, en particular en Los Guandules, La Ciénaga y Guachupita. Dijo que esa situación nos mantiene clavados en la cruz.

“Hoy Señor, también te presentamos la inseguridad ciudadana en que vivimos en nuestros barrios, pues seguimos clavados en la Cruz con el incremento del narcotráfico, el ruido escandaloso que no nos deja dormir y los militares que se siguen mezclando en actos delictivos”.

Expresó el padre Vidal que el Vía Crucis realizado en los tres barrios de la parte alta de la capital, es un grito de esperanza en medio de este pueblo que sigue clavado en la Cruz.

“Queremos vencer el miedo a la muerte y abrazar la Cruz de Cristo, queremos sembrarnos como Cristo se sembró en el madero para así generar una vida nueva y justa en medio de la corrupción, de la falta de seguridad, y bienestar que sufre nuestro pueblo. Que Dios permita el milagro de la Resurrección en el Estado dominicano y despierte de su indolencia con este pueblo pobre y marginado”, expresó finalmente.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>