Lunes  25 de Junio de 2018 | Última actualización 07:21 PM
El escuadrón de la muerte de la Casa Blanca
Por: EMILIO VALDEZ | 7:05 PM

Las luces de alarma se encendieron cuando representantes del Congreso norteamericano denunciaron que el Jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Leon Panetta, suspendió un programa secreto heredado de la administración de George Bush que el ex vicepresidente Dick Cheney había ordenado mantener en secreto hasta para los miembros de las comisiones de inteligencia del Congreso.

La legislación norteamericana obliga a la CIA a informar de sus operaciones a los miembros de las comisiones del Congreso, por lo que la decisión de Cheney fue a todas luces ilegal.

Según las primeras versiones, Panetta dijo no saber el contenido del programa secreto, pero después se filtró otra información que decía que "solo" habían realizado propuestas y planes de "eliminación" de supuestos terroristas en el mundo.

Varios senadores demócratas se manifestaron indignados, no tanto por el contenido del programa, sino por la decisión del ex vicepresidente Cheney de mantenerlos en la ignorancia.

El diario The Street Journal publicó ahora el testimonio de tres agentes de la CIA que sostienen que esa agencia estudió a fines del 2001 la posibilidad de realizar asesinatos de líderes de Al Qaeda, pero que meses después se descartó esa posibilidad.

Se dice además que el programa nunca llegó a estar completamente en operativo, aunque la CIA destinó fondos a las labores de planificación y entrenamiento.

Sin embargo, ya en el mes de marzo del 2001, el periodista norteamericano Seymour Hersh, reveló en una charla con estudiantes en una universidad norteamericana, que tenía información de la existencia de "escuadrones secretos de asesinato" dirigidos desde la oficina de Cheney.

En un evento de "Grandes Conversaciones" en la Universidad de Minnesota, realizado en la segunda semana del mes de marzo, el periodista Seymour Hersh habló también sobre supuestos nuevos casos de espionaje de la CIA dentro de Estados Unidos, también prohibido por la ley, y sobre una continua operación militar clandestina que llamó "red ejecutiva de asesinato".

Hersh aseguró que sus declaraciones provenían de investigaciones que estaba haciendo para un libro que podría estar listo en uno o dos años, mientras terminaba de obtener pruebas.

Recordó que ya el New York Times había revelado la existencia de un Comando Conjunto de Operaciones Especiales, que no dependía de nadie hasta que llegó Cheney y lo puso bajo su mando. "El Congreso no lo supervisa. Es esencialmente una red ejecutiva de asesinatos, y ha estado funcionando sin parar", reveló el reconocido periodista norteamericano.

Ahora, en un arranque de "honestidad", algunos legisladores norteamericanos parecen descubrir las ilegalidades realizadas por el gobierno anterior, pese a que el Presidente Barak Obama no quiera profundizar en la investigación de esos hechos.

Ya pasó el caso de las fotos y filmaciones de las torturas en Irak practicadas por el ejército norteamericano y la CIA. El Presidente Obama prohibió la publicación de esas fotos, "para no perjudicar la imagen del país" como afirmara. También ahora recibe presiones de dirigentes del Partido Republicano para que "mire hacia delante y deje el pasado detrás" y no se meta a investigar cosas que, seguramente, dejarán más al desnudo los métodos fascistas de la administración de Bush, y en el fondo,la verdadera prepotencia del imperio.

El verdadero poder en la administración norteamericana sigue siendo dueño del aparato del Estado, y aunque a veces sufra alguna derrota o deba soportar un presidente que no le gusta del todo, todavía maneja las líneas fundamentales de la política imperialista.

No en vano el ex presidente Dwight David Eisenhower, al dejar el cargo en 1961 al electo presidente John Kennedy, advertía de la peligrosa influencia del complejo industrial-militar.

Eisenhower admitía que el complejo industrial-militar era un elemento necesario para la defensa de la nación, pero entendía que su existencia debía conjugarse con una sabia y vigilante tutela activa por parte de la ciudadanía, para que los fines de dicho complejo concuerden con los ideales de libertad y democracia a los que necesariamente deberían de servir.

El asesinato de Kennedy después y las diferentes aventuras bélicas en las que se involucró Estados Unidos, además del respaldo a dictaduras militares en todo el mundo, dan cuenta de que ese complejo industrial-militar siguió creciendo sin control.

Así, difícilmente la administración de Obama revele todos los trapos sucios encontrados en el aparato de Estado, ya que los gobiernos siguen siendo una especie de "rehenes" de esos emporios económicos.

emilio.valdez@comhem.se

ACABAS DE DESCUBRIR LAS PLUMAS DE ELEFANTES. ESO LO SABEN HASTA EN CHINOS DE WASHINGTON.

VIORCA , ENGLEWOOD,NUEVA JERSEY.

La CIA siempre ha asesinado a opositores en el exterior... es una agencia de criminales sofisticados y apoyados por lo más sucio que tiene Usamerica. O se les olvida las más de 600 intentos de asesinato contra Fidel, entre otros lideres mundiales odiados por el Tio Sam.

EL CIBAEÑO , VENEZUELA
(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>