Viernes  22 de Noviembre de 2019 | Última actualización 03:41 PM
El sol no tiene otra amante
Por: JOSE DANILO DOMÍNGUEZ | 7:16 AM

(Relato breve)

Es razonable la idea de los artistas al considerar a la Tierra como la amante del Sol. Se tiene en cuenta para ello nuestra dependencia del sistema solar y el hecho de que dicho astro sea la fuente fundamental de energía que posibilita los fenómenos que se efectúan en la Naturaleza.

Al designarla así La Humanidad busca con ello enaltecerse a sí misma, pues ella deviene del padre Sol. Esa es la razón de que en muchas civilizaciones, se le haya adorado no como a un progenitor sino como a un dios.

Pero esta reflexión no está libre de incidentes y consideraciones aviesas. Por ejemplo, lo que se tiene como una infidelidad del Sol con relación a la Tierra, no lo es por cierto. Me refiero a su desaparición durante las noches.

Esto puede ser explicado así: la causa de su ausencia nocturna, no es porque el Sol le haga una mala jugada a nuestra madre Tierra con otras amantes, sino porque la noche es el período en que la Tierra tiene la Luna, y a una dama no se le visita cuando se encuentra en esas condiciones.