Martes  16 de Enero de 2018 | Última actualización 06:58 AM
Circulos Caamañistas contra las bases militares en Colombia
Por: Editor de En Primer Plano | 10:23 PM

SANTO DOMINGO.- La organización revolucionaria Nueva Izquierda Círculos Caamañistas dijo este viernes que el golpe militar contra el presidente Manuel Zelaya en Honduras estuvo motivado en que éste firmo con Petrocaribe, le quitó los negocios de los combustibles y de las medicinas a la oligarquía, redujo sus precios e intento encaminar una constituyente y que se trata de una contraofensiva brutal de Estados Unidos.

A Continuación el comunicado íntegro de la organización de izquierda:

¡NO A LAS BASES MILITARES GRINGAS EN COLOMBIA!

¡NO AL GOLPE EN HONDURAS!

Al presidente Manuel Zelaya le dieron el golpe porque apoyó el ALBA, duplicó el salario mínimo, firmó con PETROCARIBE, le quitó los negocios de los combustibles y de las medicinas a la oligarquía, redujo sus precios e intentó impulsar la Asamblea Constituyente para avanzar hacia una nueva democracia..

Pero lo que ha pasado a continuación en Colombia evidencia que el golpe en Honduras forma parte de una contra-ofensiva más brutal y más general del imperialismo estadounidense contra los pueblos de la región.

EEUU y sus aliados actuaron primero en Honduras porque creyeron fácil la presa, prestos a la escalada golpista e intervencionista en otros países y a la revancha política continental contra los procesos transformadores. El acuerdo para la instalación de cinco nuevas bases militares gringas en Colombia, el relanzamiento del Plan Colombia y las provocaciones contra Chávez y Correa, no son accidentes casuales, sino que forman parte del relanzamiento de su estrategia de recolonización.

¿Qué motiva todo esto?

-La muerte del ALCA y el nacimiento del ALBA.

-La actual inviabilidad del Plan Puebla-Panamá, llamado a enlazar con el plan de conquista militar de la Amazonía y con las conspiraciones para los desplazamientos de los gobiernos de Chávez y Correa, contando con la perversidad de Uribe. Inviabilidad por los obstáculos que representan gobiernos como el nicaragüense, el salvadoreño y el hondureño de Zelaya.

-La ola de cambios hacia la nueva independencia y la nueva democracia latino-caribeña, ya con múltiples expresiones nacionales en todo el continente.

-Cuba y su “pecado” de haber resistido al bloqueo y al derrumbe.

-La pérdida por EEUU de su importante base militar en Manta-Ecuador.

-La fuerte tendencia a crisis de gobernabilidad en Colombia, Perú y México.

Por eso el golpe en Honduras, el Plan Mérida (para controlar México), las cinco nuevas bases en Colombia y la decisión de rearmar y dotar de tropas y mercenarios las demás bases existentes, sosteniendo a la vez en las proximidades de las costas de esa región su poderosa IV Flota, lista para el plan de ocupación.

Todo esto con la tolerancia de Obama y contra la ilusión que despertó, evidenciando de esa manera que no es capaz de rebelarse contra el poder real de un imperialismo decadente, agresivo y militarizado.

Honduras es el punto inicial escogido para la nueva contra-ofensiva imperial-oligárquica y Colombia es la gran plataforma intervencionista-guerrerista para la agresión mayor en Suramérica.

En Honduras, por tanto, están en juego muchas cosas trascendentes, incluyendo la teoría de los golpes sucesivos; con la desgracia para el imperio de que el supuesto “eslabón débil” no ha resultado tal. Dos meses de heroica movilización popular es una magnífica señal contraria a la imposición del golpe y a favor de una nueva victoria democrática.

Ese pueblo hermano está en trance de insurgencia y revolución como necesidad impuesta por su mafioso bloque dominante y sus padrinos imperialistas, que también impulsan una transacción onerosa aupada por EEUU, el Presidente de Costa Rica y la Cumbre de Tuxtla, que amarre a Zelaya en un gobierno compartido con los golpistas (Plan Arias-Clinton).

¡Bien por el bravo pueblo hondureño que se levanta con bríos alentadores, cerrándole espacios a las blandenguerías y claudicaciones!

En Suramérica está por librarse la batalla estratégica, la decisiva, la que necesariamente pasa por la derrota del régimen narco-para-terrorista de Uribe y su pretensiones de erigirse en el Israel de nuestra América bajo el protectorado de EEUU, haciendo las veces de su receptáculo militar para sus planes de guerra.

Bien por Chávez por oponerse a la patraña del presidente costarricense Oscar Arias, por rechazar las bases gringas en Colombia y por decidirse de nuevo a revisar y romper las relaciones con Uribe, quien decidió sembrar de bases gringas su país y lanzarse a las provocaciones para facilitar el plan gringo de conquista militar de la Amazonía, de desestabilización de los procesos emancipadores de Venezuela, Ecuador y Bolivia y atacar ferozmente a las FARC y a la insurgencia colombiana.

Mal por los gobiernos México, Perú, Panamá y Colombia que le hacen el juego a esa maniobra de Arias y Obama, y bien por Daniel Ortega y por Fidel que la han rechazado con firmeza.

¡A derrotar el golpe en Honduras para establecer a Zelaya en la presidencia!

¡No a las bases militares gringas en Colombia!

¡Ni un soldado yanqui en nuestra América!

¡Queremos bases y zonas de paz!

Narciso Isa Conde
NUEVA IZQUIERDA-CÍRCULOS CAAMAÑISTAS

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>