Viernes  23 de Febrero de 2018 | Última actualización 06:36 PM
Aborto terapéutico irrumpe en la reforma constitucional
Por: MOISES SAAB | 1:34 PM

SANTO DOMINGO, 14 abr (PL).- Hasta hace dos semanas el principal conflicto en la reforma constitucional dominicana era uno: la reelección presidencial; hoy, se suma otro tanto o más conflictivo: la aprobación del aborto terapéutico.

En el texto, remitido por el presidente Leonel Fernández al congreso, se elimina la prohibición de elegir a un mandatario que haya desempeñado la jefatura de Estado durante dos períodos, conocido como el “nunca jamás”.

La erradicación del precepto permitiría a Fernández presentarse en los comicios de 2016, con grandes posibilidades de éxito dado el nivel de aprobación con que cuenta en la actualidad.

El precepto es combatido con acritud por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD, principal de la oposición), aunque sus alegaciones tienen poco eco, debido a que sus rivales del Partido de la Liberación Dominicano (PLD, en el gobierno) tienen mayoría en ambas cámaras.

Además, el PLD tiene una alianza tácita con los legisladores del Partido Reformista Social Cristiano y otras fuerzas minoritarias que apoyaron a Fernández en su reelección en los comicios de mayo de 2008.

Sin embargo, la irrupción el aborto terapéutico es harina de otro costal, sobre el cual las opiniones están más divididas y, los adversarios sobre el asunto anterior convergen por esos avatares de la razón política.

Aunque no existe una instrucción del PLD a sus diputados y senadores para que apoyen la legalización, tampoco se ha pronunciado en sentido contrario, postura que desató las iras de las jerarquías cristianas, católica y protestante.

La Iglesia católica empleó su artillería más gruesa, el sermón de las Siete Palabras, para acusar de asesinos a quienes abogan por la aprobación del aborto por razones vitales, en especial cuando la madre está en peligro.

El Sermón de las Siete Palabras conmemora los dichos del Cristo en la cruz, desde el momento que pide perdón para quienes lo condenaron, hasta que se encomienda en manos de Dios, poco antes de expirar, según el recuento bíblico.

Las alegaciones de los prelados fueron rebatidas por varios médios, incluidos dos senadores del PLD, y una feminista, quien acusó a la iglesia de desvirtuar el sentido de la medida, congruente con el juramento hipocrático que pone por encima de todo la salvación del paciente.

Denise Paiewonsky, especialista del Instituto Internacional de Investigación y Entrenamiento de la ONU para el Avance de la Mujer, acusó a la jerarquía católica de chantaje político para obligar a los legisladores a pronunciarse contra la modificación de las regulaciones vigentes.

Paiewonski fue más allá y recordó a los prelados su apoyo al derrocamiento del presidente Juan Bosch (en 1963) por sectores afines a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961).

En términos objetivos la prohibición es una formalidad pues es público que en el país se practican cada año más de 100 mil legrados ilegales, en condiciones de pésima higiene las cuales ponen en riesgo de la vida de las embarazadas.

También existe el problema de las frecuentes violaciones sexuales de menores, algunas de las cuales, apenas niñas, quedan embarazadas.

El dilema se repite en los estados en los cuales esas interrupciones son ilegales y crean un conflicto emocional en miles de familias puestas ante el dilema de cumplir los preceptos de su fe o adoptar decisiones no por dolorosas, menos impuestas por circunstancias terrenales.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>