Miercoles  17 de Enero de 2018 | Última actualización 02:56 PM
Boda de agua
Por: NARCISO ISA CONDE | 9:52 AM

Hoy domingo 7 de mayo Lourdes (Lulú) y yo cumplimos medio siglo de unidad matrimonial, precedida de cuatro años de intensos amores, en un periodo de intensas luchas sociales y políticas (1963-1967).

Recordamos un matrimonio familiar sencillísimo ante juez civil, realizado en nuestro apartamentito alquilado de la Sánchez No. 10, Santo Domingo-Zona Colonial y Constitucionalista, donde se formalizó esa promisoria relación de amor, mancomunidad de ideas y conductas altivamente subversivas del injusto y oprobioso sistema dominante.

Desde entonces hemos disfrutado de medio siglo maravilloso de amor en pareja y en familia, por lo que nada obstruye nuestro propósito de celebrar en grande -siempre con la misma sencillez- esta sublime “boda de agua”; de “agua” porque ella vale millones de veces más que el oro, como decimos quienes valoramos y amamos Loma Miranda, Los Haitises, Valle Nuevo y nuestros hermosos parques nacionales.

Celebrarla sí con la modestia y energías positivas derivadas de nuestro permanente compromiso con el amor que nos une, la Madre Tierra y la emancipación y felicidad colectiva de la humanidad.

Muchos han sido los records nacionales e internacionales que juntos hemos superados en estos espléndidos 50 años; entre ellos, el de nunca haber tenido que sufrir el castigo de dormir “pa los pies” o “mudarnos de habitación”. Ninguno de los dos.

O el record de permanecer tan rojito-rojita (no “coloradito/a”) y tan tozudamente comunistas-libertarios–feministas-caamañistas como en aquel lejano y estelar abril-65 que siempre recordamos y abrazamos, y en los formidables añitos de combates estudiantiles-uasdianos-fragueros que le precedieron, no importando sacrificios y riegos.

Todo esto sin el menor desprecio o prejuicio –más bien, setentones ya, militando sin egoísmos ni dogmatismos- en Verdemirandas, Verdemarchas y eco-feminismos de estos tiempos esperanzadores; siempre con el entusiasmo de nuestra eterna juventud.

Los regalos recibidos son múltiples y haremos porque perduren por los siglos, entre ellos:

El amor y placer sublimes que no cesan de crecer mientras nos esforzamos en permanecer inseparablemente juntos.

El tierno amor de nuestros hijos, hijas, nieto, nietas, padres, madres, hermanos/as y familiares cercanos.

El intenso cariño que cotidianamente recibimos del pueblo sencillo y gran parte de la muy diversa sociedad dominicana.

La solidaridad política y el afecto humano de camaradas de aquí y el exterior que comparten ideales y combates.

La amistad sincera y trato afable que nos ofrecen innumerables movimientos y personas de variadas creencias y convicciones.

Esa es, en definitiva, nuestra gran e inconmovible fortuna. No necesitamos más.

Sto. Domingo, RD.
07-05-2017.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>