Lunes  19 de Febrero de 2018 | Última actualización 03:45 PM
En 44 años PLD al principio de su fin
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 10:00 AM

Durante cinco gobiernos, el Partido de la Liberación Dominicana, ejerce el poder de la Republica Dominicana. La misión de la liberación nacional traicionada y, hoy, constituyen un espanto las riquezas que ostentan, saqueada al pueblo, que, esperanzaron redimirlo de su pobreza. Era un país hipnotizado, por la predica de la virtud de entonces y, ahora, frustrado ante su triste realidad.

El endeudamiento del país, la perdida de la soberanía por la humillación migratoria vía la frontera y la ilusión de solución energética con la construcción de las plantas a carbón de Punta Catalina, en contra del acuerdo climático de Paris, ya superaron el precio de cuatro unidades similares, por la estafa de Odebrecht sin sumarle el reclamo de 708 millones de dólares que en adición exige dicha empresa; son la arrogancia que consterna e indigna a toda nuestra sociedad.

El debate público alrededor del tema de las primarias abiertas o cerradas es una treta que presiona nueva reforma constitucional que otra vez habilite la reelección y el continuismo. Se pretende reeditar el intercambio de reelección legislativa por presidencial. La propuesta que procura las opiniones de expertos constitucionalistas es parte de esta estrategia. Mientras el presidente mantenga el silencio sobre este tema no hay garantía de su no intento de Repostulacion.

“Danilo o que entre el mar”, es la consigna de los funcionarios reeleccionistas. Su temor a rendir cuentas de su desempeño es razón suficiente para su apego a lo que consideran su carta de impunidad más segura. Este difuso panorama viene sincronizado con los casos judiciales de corrupción.

El caso Odebrecht que involucra al país, tiene un impacto transnacional, no obstante las maniobras de encubrimiento desde el Ministerio Publico u otras esferas del poder, por cuanto la sociedad movilizada exige sanción a los imputados, devuelta de lo robado al pueblo y no pago a la Odebrecht, sí su expulsión por latrocinio a gran escala.

Ni Danilo Medina, ni Leonel Fernández, ni Margarita Cedeño son alternativa para el cambio necesario por un reordenamiento institucional, transparencia y democrático.

El PLD, con sus liderazgos, por su hegemonía de 17 años, corrompió todo el sistema de partidos y las instituciones públicas y algunas privadas; por lo tanto con su división o sin división, su desplazamiento del poder es imperioso. La nación urge recuperar la confianza y credibilidad como Estado de derecho.

La comunidad nacional e internacional está en vigilia. En la era digital las noticias filtran por algún medio, por ejemplo, las informaciones que hace un año difundió el Departamento de Justicia de los Estados Unidos en relación a los sobornos de la citada empresa brasileña.

Sin la aprobación de los pactos eléctrico y fiscal, más el educativo firmado pero, en cuestionamiento, no se puede argüir éxito en la gestión de gobierno. El pacto político del régimen electoral y partidos políticos están maniobrados a la conveniencia oficialista. Todo indica una caída estrepitosa. Nada dura para siempre.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>