Martes  22 de Mayo de 2018 | Última actualización 07:13 PM
Naufragando candidaturas, cual tragedia del ARA-San Juan
Por: BERNARDO HIRÁN SÁNCHEZ | 6:26 PM

Se ha convertido en una práctica, adornar de intrigas, diatribas y hasta injurias todo acontecimiento surgido en el fragor de contiendas electorales y procesos políticos. Ni siquiera la tragedia humana de la desaparición de 44 tripulantes de un submarino de bandera argentina, se ha escapado a las confrontaciones de bandos políticos enfrentados entre sí por apetencias del ejercicio del poder.

En efecto, hasta la fecha se encuentra encallado en lo más profundo del Océano Atlántico el submarino de la Armada Argentina ARA-San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre, sin rastro alguno de su ubicación exacta en el lecho marítimo.

Sin embargo, si profundo es el pesar de todo ser humano sensible, no menos funesta resulta para toda la sociedad argentina las diatribas surgidas, en medio del dolor de los familiares de los desaparecidos, los señalamientos y atribuciones de culpabilidad entre parcelas políticas enfrentadas entre sí.

Esto así, pues apenas se difundió la noticia de un desperfecto en el submarino de fabricación alemana por una falla en el sistema de baterías, se atribuyó el mal funcionamiento de la maquinaria a la adquisición dolosa e irregular de baterías de baja calidad, en la gestión de Cristina Fernandez de Kirchner.

Imputación que bien podría cuestionarse sin mucho análisis, si se toma en consideración un parte oficial que asegura haberse producido un cortocircuito en el sistema de baterías producto de una filtración de agua a través del snorkel de toma de aire. Aunque cabe destacar que, la Armada Argentina, aparentemente plegada al poder político, no ha invalidado la teoría de las baterías de baja calidad.

En pocas palabras: un accidente catastrófico en un submarino se politiza y sirve de cardo de cultivo para abrir cizañas contra una adversaria del Partido gobernante.

Mientras en un ambiente diferente, pero en situación similar a lo del ARA-San Juan en términos de atribuciones de responsabilidades, se ha presentado en el Banreservas un fallo técnico que ha afectado a decenas de servidores universitarios, con la consecuente politización del acontecimiento.

En efecto, no ha faltado señalamientos e imputaciones de negligencia y responsabilidad al Vicerrector Administrativo por el débito indebido aplicado por el Banco comercial. Esto, quizás, con el propósito de desmeritarlo en sus aspiraciones a ocupar la rectoría.

Así las cosas, en la contienda pre-electoral se afilan los dardos y se apela a todo tipo de estrategia en pos de debilitar candidaturas y retorcer realidades, politizando todo lo que se pueda: lo académico, lo administrativo, lo técnico e inclusive lo personal. Sólo que, con una estrategia de politizar y acomodar verdades, desmeritando candidaturas, podrían revertirse los resultados esperados. Mientras tanto, estamos enfrascados en un juego de perder-perder, sin ganadores, en desmedro de la Academia.

● El autor es Ph.D. en Cconomista.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>