Martes  24 de Abril de 2018 | Última actualización 06:17 PM
Trump se considera un genio muy estable
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 8:38 AM

Las discusiones en torno de la capacidad mental del Presidente de Estados Unidos, han excedido las redes sociales y colman ya los horarios estelares de los canales de televisión estadounidenses.

La mejor muestra de la incapacidad para el desempeño de su cargo del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está en la forma en que él mismo se valora y define.

"Durante toda mi vida, mis dos principales virtudes han sido la estabilidad mental y ser verdaderamente inteligente (...). Pasé de empresario muy exitoso a estrella de televisión, y de ahí al cargo de presidente de Estados Unidos en mi primer intento. Creo que eso me acredita no solo como inteligente, sino como un genio, y un genio muy estable", declaró categóricamente el jefe de Estado.

“¿Qué diríamos nosotros de un líder de Alemania, China o de Brasil que hubiera publicado unos tuits como los que ha lanzado nuestro Presidente Donald Trump? ¿Cómo lo calificaríamos? Sin duda diríamos de esa persona que no está bien de la cabeza y nos cuestionaríamos si está apta para desempeñar su cargo”, manifestó Brian Stelter, presentador de programas en la CNN.

En otro programa del mismo canal, el popular animador Jake Tapper invitó a discutir la salud mental de Trump adelantando que a él le
parecía “anormal, absolutamente inaceptable y evidentemente no muestra
el comportamiento de alguien mentalmente equilibrado", señaló Tapper.

Con estos términos valoró el periodista estadounidense las publicaciones del mandatario en las que afirmaba que su "botón nuclear es mucho más grande y más potente" que el del líder norcoreano, Kim Jong-un.

La estabilidad emocional del Presidente de Estados Unidos también se pone en dudas, por diversas razones, en el recién presentado libro “Fire and Fury: Inside the Trump White House” (Fuego y furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump) del periodista estadounidense Michael
Wolff.

La polémica publicación contiene múltiples revelaciones acerca de ocurrencias en el primer año de Trump en la Casa Blanca, a partir de entrevistas confidenciales con varios empleados de la Presidencia realizadas por el autor y citas de reportajes publicados por los periódicos The Washington Post y The New York Times y otros principales medios de comunicación de Estados Unidos.

Muchos de los entrevistados igualmente dudan de que Trump esté mentalmente saludable. Wolff pone de ejemplo el hecho de que con frecuencia el Presidente repite las mismas frases sin advertir auditorio que lo está haciendo. "Todos están muy conscientes del creciente número de sus repeticiones verbales. Anteriormente, solía repetir una historia, palabra por palabra, en un plazo de treinta minutos, usando idénticas expresiones. Ahora, se ha reducido a diez minutos la frecuencia de las repeticiones".

El libro afirma que Trump podría sufrir de una capacidad mental reducida, con una tendencia a repetir las cosas y, en ocasiones, con problemas para reconocer incluso a amigos cercanos.

Acerca de una posible destitución de Trump por incapacidad mental, Wolff se remite a la 25ª enmienda a la Constitución de Estados Unidos que establece que el mandatario del país puede ser destituido en caso de sufrir una incapacidad mental o física que le impida ejercer sus funciones.

Esta enmienda, recuerda el escritor, se intentó utilizar durante el mandato del ex presidente republicano Ronald Reagan (1981–1989), pero nunca se concretó la acción legal. Los juristas más destacados consideran “un sueño poco realista” la aplicación de este mecanismo en el caso de Trump.

Previo al lanzamiento de este libro y antes de las declaraciones de Trump sobre su "gran botón nuclear", durante los días 5 y 6 de diciembre, más de una docena de parlamentarios, la mayoría de ellos demócratas, organizaron una consulta con la profesora en psiquiatría en la Universidad de Yale, Bandy X. Lee, con el objetivo de discutir la salud mental de Trump.

Trump calificó la obra de Wolff como un libro lleno de mentiras. "¡Prohibí al autor del engañoso libro el acceso a la Casa Blanca (de hecho, lo rechacé repetidamente)! Él nunca ha hablado conmigo para este libro, lleno de mentiras, distorsiones y fuentes inexistentes", aseguró el Presidente en su cuenta Twitter.

Wolff indica que algunas veces permitió que los desacuerdos permanecieran en el texto para que el lector pudiera juzgar por sí mismo, mientras que en otros segmentos "se decidió por una versión de los hechos que él creía era la verdadera". Asegura que tiene grabaciones y apuntes que respaldan sus afirmaciones.

"Fuego y Furia" dibuja el retrato de un presidente carente de toda preparación para ocupar ese cargo, un hombre al que sus más altos funcionarios tratan como a un niño, incapaz de concentrarse en nada que no le reporte una "gratificación inmediata".

Enero 11 de 2018.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>