Miercoles  21 de Febrero de 2018 | Última actualización 08:18 PM
El tránsito, una lucha contra todos los demonios en R. Dominicana
Por: EDILBERTO F. MÉNDEZ AMADOR* | 8:45 AM

SANTO DOMINGO, 21 enero, 2018 (PL).- Conducir en la República Dominicana, y sobre todo en su capital, sin llegar a ser un tormento, es una lucha contra todos los demonios y no precisamente aquellos que bajan a la tierra.

Los conductores, antes de enfrentarse a las calles meditan para determinar cómo evitar los llamados tapones, los cuales están a la orden del día y en cualquier lugar pero más que eso, la irresponsabilidad de decenas de choferes, sobre todo, aquellos quienes timón en mano asumen el transporte público o, en dos ruedas, cumplen disímiles encargos.

Cuando este tema surge en las conversaciones, la gente suspira porque llegue el sábado y mucho más el domingo, únicos días con licencia para disfrutar de un paseo en auto. El resto de la semana se convierte sencillamente en una tragedia.

Igualmente, las autoridades de este país que atienden ese sector, hacen lo humano y lo divino por resolver la situación pero hasta el momento...misión imposible.

Campañas van y vienen, multas van y vienen, pero los choferes conducen como quieren sin existir manera de poner freno a ese caos vehicular.

Hacen uso en extremo del teléfono móvil, giros de la extrema derecha a la izquierda, desobediencia de las luces de los semáforos, de las señalizaciones y de la dirección de las vías y cambios de senda a capricho y sin aviso, todo lo cual conforma la cotidianidad en las calles y avenidas de este país.

Y por supuesto el exceso de velocidad incluso en vías secundarias apenas aptas para transitar al paso de un transeúnte.

Recientemente la directora del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), Claudia Franchesca de los Santos, llamó a tomar medidas para resolver este importante tema que tanto afecta a los ciudadanos dominicanos además de traer accidentes y muertes.

Por supuesto, existe un aspecto sobre el cual ese instituto poco podrá influir, se trata de la creciente presencia de vehículos en esta nación y mientras más grandes mejor, cosa nada nueva dentro de las sociedades modernas y Santo Domingo no es una excepción pero su infraestructura no da para más.

Sin embargo, le corresponde al Intrant enredarse con el protagonismo de los choferes del transporte privado de pasajeros, los 'concheros' y 'voladores', autoproclamados señores de las vías metropolitanas, los cuales congestionan con sus vehículos destartalados y en las que imponen sus malos hábitos.

Su condición de amos se desprende de la inexistencia de un servicio público de ómnibus, al que se oponen a capa y espada, en una guerra de muchas batallas y aún está indefinida.

Pues aunque forma parte del sistema de transporte público, el Metro y próximamente se le unirá el teleférico que beneficiará a unas 300 mil personas residentes en 30 barrios de Santo Domingo Norte y Este, aún no es suficiente ni cubre toda las partes de esta ciudad.

De los Santos explicó a la prensa algunos aspectos que la institución bajo su égida, llevará a cabo en aras de avanzar con la organización del tránsito terrestre, entre ellas mencionó la colocación de un sistema foto-rojo o radares.

Ese moderno sistema para control de tránsito, podrá capturar las violaciones en que incurran los conductores como cruzar con la luz roja, generando a su vez una sanción.

Con el foto-rojo, explicó, no se necesitará la presencia de agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre en los semáforos, debido a que por medio del sistema se podrán colocar las contravenciones e ir directamente al sistema de la Procuraduría.

Asimismo, dijo serán colocados radares en los 'puntos negros' de las diferentes carreteras donde más accidentes de tránsito se registran.

Indicó que también trabajan en un registro de direcciones reales de los conductores, así como agilizar el proceso de traspaso de vehículos a los nuevos propietarios, acciones las cuales permitirán las multas lleguen a nombre del dueño del vehículo.

Otra cuestión señalada por la funcionaria fue que comenzaron a cobrar a las aseguradoras las barandas y controladores en los semáforos destruidos en los accidentes de tránsito.

Estos controladores cuestan entre seis mil y ocho mil dólares cada uno, precisó.

Por último, dio a conocer que el Intrant prepara un plan de regulación de motociclistas para reducir las muertes por accidentes de tránsito. Han hecho reuniones con ellos y prepararán talleres pues el 62 por ciento de los fallecimientos en accidentes de tránsito involucran a las motocicletas, explicó.

Todo eso y mucho más tendrá que hacer el gobierno dominicano para poner orden al tránsito.

Tal vez, comenzar a exigir el conocimiento de la nueva ley 63-17 de Movilidad, Transporte Terrestre, Transito y Seguridad Vial de la República Dominicana, la cual muy pocos dominan y otros ni la conocen.

Y lo otro, aplicarla como se establece pues su articulado es tan amplio que regula tanto la organización de la transportación y su planificación como las prohibiciones, regulaciones, infracciones y multas.

Un enorme reto tiene ante si el Intrat y los otros organismos con incidencia en el tránsito de esta nación. Los escépticos son mayoría, quienes no, quieren saber cuándo se le pondrá el cascabel al gato, porque urge.

El caos y la anarquía no deben tener espacio en el tránsito porque eso se paga con la vida de las personas, ahora habrá que ver quién gana en esta batalla si los demonios o el orden.

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en la República Dominicana.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>