Domingo  25 de Febrero de 2018 | Última actualización 05:05 PM
Afirman que el Larimar es la piedra nacional de los dominicanos
Por: Prensa Latina | 1:05 PM

SANTO DOMINGO, 4 febrero, 2018 (PL).- Cuando se habla de uno de los polos turísticos preferidos en el Caribe, a Dominicana se le identifica de inmediato. Sin embargo, pocos la reconocen como guardiana de una de las piedras semipreciosas más valoradas en el mundo.

No existe calle o avenida proclive al paso de los turistas y visitantes en este país que no tenga en las vidrieras de sus tiendas y en manos de los vendedores ambulantes esa roca que con orgullo los dominicanos consideran única y autóctona: el larimar.

La bella piedra de tonos azules solo existe en las montañas de la provincia de Barahona, ubicada en la región suroeste de este país, cerca del pueblo de Los Chupaderos.

La composición química del larimar es a base de pectolita, hidrato ácido de silicato de calcio y sodio.

Su existencia fue documentada por primera vez en 1916 por el sacerdote Miguel Domingo Fuertes, para el momento párroco de Barohuco, quien mencionó como los habitantes de ese lugar vendían la piedra en bruto a los visitantes.

Ese mismo año, Fuertes solicitó permiso para explorar y explotar la mina, pero fue rechazado porque en el país para esa época se desconocía este tipo de pectolita y no se le dio el valor que ella tenía.

No fue hasta 1974 que volvió a ver la luz cuando en una playa de la costa de Barahona, Miguel Méndez, propietario de una tienda de artesanías de Santo Domingo, y Norman Rilling, un voluntario del Cuerpo de Paz, la redescubrieron en un recorrido por esa zona luego de conocer de la existencia de unas piedras desconocidas por esos lares.

Hasta ese momento se le conocía como la roca azul, pues se pensaba erróneamente que estaba en las costas, pero su redescubridor decidió cambiarle el nombre y combinó el de su hija Larissa con el mar que baña el malecón de esta capital y de ahí surgió el término larimar.

La piedra es usada en anillos, pulseras, collares y cuanta prenda la soporte. Puede costar desde unos pocos dólares, si es algo sencillo y sobre un soporte económico, hasta miles si la joya se adquiere en una tienda de lujo.

Según los conocedores del tema, la calidad y precio de las piedras está definido en función de su dureza y coloración, que puede ir del azul pálido, al turquesa o a un intenso azul cielo.

Se ubica entre los renglones líderes de la minería dominicana y es el principal componente de la artesanía local, no por gusto existe en la zona colonial de Santo Domingo, un Museo donde se exhiben diversas obras hechas con la piedra.

Méndez, conocido como el padre del larimar, recibió el reconocimiento del Senado de la República y de la Asociación Pro-Desarrollo de Bahoruco por darla a conocer y haberse convertido en su principal artesano.

Asimismo, en el año 2011 el Congreso Nacional de la República Dominicana, designó al larimar como la Piedra Nacional.

Larimar es cultura, es turismo, es comercio artesanal, pero mucho más que eso es Dominicana y orgullo de su pueblo.Por ello los habitantes de este territorio luchan por conservar esa belleza de la naturaleza y convertirla en embajadora de esta nación.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>