Miercoles  20 de Junio de 2018 | Última actualización 02:24 PM
Silencio y verdad a medias, disfraces de la mentira
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 7:53 AM

Al presentarse por sexta vez ante la Asamblea Nacional, Danilo Medina, tras el saludo protocolar y la demagógica mención a los Padres de la Patria, dijo: “Este año, si me lo permiten, en mi rendición de cuentas voy a poner menos énfasis en las cifras y más en el porqué de las cosas”. Y sobre esta frase montó otra promesa: “Voy a explicarles exactamente por qué este es un gobierno con la gente y para la gente”.

Pero la explicación se quedó en simple promesa. Él y sus asesores de imagen no pueden explicar lo inexplicable, y esta calificación no tiene fundamento.

Como el año pasado, destacó el crecimiento de cada uno de los sectores económicos y el éxito de los programas sociales, y además proclamó el interés del gobierno en la preservación del medioambiente.

Y esta vez, si de razones se habla, hay que preguntarle por qué no expuso su posición ante la propuesta sometida por el Ministerio de Energía y Minas de que autorice la explotación de una mina de oro y cobre en el proyecto Romero, de San Juan de la Maguana.

El ejercicio puede ser planteado con mayor rigor: ¿Por qué en el Ministerio de Energía y Minas nombró primero a Pelegrín Castillo y luego a Antonio Isa Conde, partidarios de la minería y opuestos a la preservación de las áreas de interés ecológico?

Ante las concurridas manifestaciones en San Juan, la legisladora Lucía Medina y el propio Antonio Isa han dicho que la mina no será explotada si el pueblo no quiere, pero es obvio que, como en el caso de Loma Miranda (apetecida por Falcondo), la compañía espera… ¿No es el silencio de Danilo Medina parte de un juego politiquero?

Loma Miranda, Restauración (en la provincia Dajabón) y el proyecto Romero en San Juan, son puntos apetecidos por Falcondo, Unigold y Gold Quest, respectivamente. Estas compañías, con sus recursos y su influencia, han penetrado las instituciones oficiales dominicanas colocando en ellas a verdaderos representantes suyos. Son los puntos más visibles en este momento, pero Gold Quest ha realizado exploraciones también en Jarabacoa.

El silencio de Danilo Medina, jefe (mentor y protector) de quienes han otorgado los permisos y mantienen abiertas las puertas a las mineras, poco deja a la especulación. Desde el Palacio él sostiene el entramado.

No es solo cifras…

Volvió a mencionar (como el año pasado) los aumentos al sueldo de los docentes del sector público y la baja inflación. Paga muy bien a los manipuladores de cifras.

De salarios habla, también como el año pasado, apostando de nuevo a la efectividad de la manipulación mediática que con fondos públicos sostiene el actual gobierno siguiendo la tradición de los anteriores.

Los lujosos sueldos de sus empleados favoritos no están en el discurso y no forman parte de las crónicas con motivo del 27 de febrero.

Los 320 mil que devenga como senador Reynaldo Pared y los miles, no todos contados, que cobra para “gastos de representación”, las pensiones millonarias de aliados del PLD, las “ayudas” a familiares y allegados...

Como si con ello pudiera minimizar el impacto de la corrupción, Danilo Medina habla del fortalecimiento de la Justicia y del Ministerio Público. Inversiones cuantiosas y modernización podrá exhibir, pero la justicia como tal es famélica, a juzgar por los millonarios asentados en las cámaras legislativas, en las altas cortes y en los ministerios, con fortunas de sucio origen y presentados en los medios de comunicación como representantes de un pueblo al cual siguen despojando de derechos fundamentales.

Hechos sangrientos ha generado en forma directa la corrupción, como el asesinato en octubre pasado del abogado Yuniol Ramírez por empleados de la Oficina Metropolitana de Autobuses, quienes supuestamente buscaban poner fin a la extorsión de que era objeto su jefe, Manuel Rivas.

También el atentado que acabó con la vida de dos locutores al inicio del año pasado en San Pedro de Macorís, y que, según las crónicas, tuvo su origen en problemas generados por ventas irregulares de terrenos del desmembrado Consejo Estatal del Azúcar, CEA.

Esos hechos de sangre tampoco son mencionados en el discurso… Obviamente, no caben en el “porqué de las cosas” que se propuso explicar el presidente, y no está entre esas “cosas” la presencia del sicariato en las instituciones.

Es una actitud muy divorciada del proceder de los próceres cuyo ejemplo Danilo Medina dice que le ha servido de inspiración. ¿Por qué no les explica entonces a sus funcionarios e interioriza él que deben ser pulcros en el manejo de los recursos del Estado como fue Juan Pablo Duarte, quien devolvió al Gobierno más de la mitad de un fondo puesto en sus manos para una misión, negándose con ello a llevar a su bolsillo dinero que no le pertenece?

La frontera

En el tema de la migración, la pieza reeleccionista que constituyó el discurso, es excelente modelo para definir la abyección y la infamia.
Danilo Medina, con el vocabulario de la derecha rancia, niega que sea sujeto de derecho un ser humano indocumentado, y anuncia el reforzamiento en la militarización de la franja fronteriza y el uso de drones para la vigilancia.

No menciona la participación del Comando Sur y de los organismos yanquis de inteligencia en el diseño y aplicación de este sistema de control, ni las razones que lo llevan a ampliar las atribuciones del Ministerio de Defensa y la creación de un nuevo grupo élite para el manejo de los drones.

Apuesta al atraso político y a la marca de entreguismo que tiene el resto de la derecha para mencionar la palabra soberanía hablando en contra de las personas indocumentadas mientras sigue enseñando a los soldados criollos a obedecer órdenes en inglés.

¿No se trata de la continuidad del proyecto (acaso retocado) que vino a imponer en el año 2012 Janet Napolitano, siendo secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos?

¿De qué soberanía habla Danilo Medina?

Si de poner énfasis en motivos y razones se trata, hay que decir que si la esperanza no ha muerto, es porque mucha gente está de pie por la soberanía y contra la desigualdad, y ante la demagogia de un presidente que finge no ver lo que tiene delante, responde que un gobierno “para la gente” no negocia a espaldas del pueblo la soberanía y no apaña la corrupción y el sicariato.

Estimada Liliam y amigos: A ti te gusta el pollo? A ti te gusta el queso? A ti te gustan los huevos? Bueno, hago estas preguntas, porque de acuerdo con mi experiencia personal, en el Facebook y Twitter (redes sociales anti-comunistas-aburguesadas) con el trato social con mucha gente de clase media y de clase baja (Ya que la clase alta no tiene contacto con el 90% de los dominicanos), he llegado a la conclusión de que parece que el pueblo dominicano en general no es un pueblo de buen comer, como los americanos, italianos, argentinos, mexicanos, franceses, suizos (que son queseros) etc. Ya que a pesar del hambre que pasan hasta gente adinerada en el pais. Estan campantes ante el hambre del 1996-2018 (22 años de hambre).

Juan Carlos Cruz Madurista , Santo Domingo, Naco. Republica Dominicana

Hambre, hambre y hambre!! Miren el total de esta comprita: (CASI 5000 PESOS): 2 pollos (500), 2 libras de queso (500) 10 lbs arroz (200), 1 aceite (200) 2 libras leche (500) 2 Pepsi grande (100) 1 mantequilla (300), 1 salami (200) 2 cartones de huevos (300), cafe (200), azucar (150) azucar para diabeticos (200), 10 platanos (200), 5 libras de batata (250) 3 libras de cebolla (300) 1 caja de bizcocho instantaneo (100), 1 cremora para cafe (100) salsa china (50) sazon ranchero (60) agrio naranja (100), verdurita, cilantro y puerro (100) yuca (200)

Juan Carlos Cruz Madurista , Santo Domingo, Naco. Republica Dominicana
(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>