Sábado  20 de Enero de 2018 | Última actualización 07:40 AM
El pedazo de papel
Por: ANULFO MATEO PEREZ | 11:18 AM

Nadie debe sobrecogerse de espanto por el rumor de compra de voluntades en el seno de la Asamblea Revisora para modificar la Constitución, conocidos los antecedentes en ese tenor, la desestimación de la Asamblea Constituyente y el desprecio a las recomendaciones de las consultas populares.

Los pequeños tropiezos para la aprobación de la pieza, tal como fue enviada por el presidente Leonel Fernández al Legislativo, serán superados mediante algunos “ajustes persuasivos” que se están realizando desde el Palacio Nacional para que todo quede consumado.

La modificación constitucional se hará a pedir de boca del Ejecutivo para garantizar el continuismo leonelista y la pesadilla en que vive el pueblo dominicano agobiado por la descomposición ética del Estado, el creciente empobrecimiento de las grandes mayorías, la inseguridad ciudadana y el extraviado “camino del progreso”.

El estupro al que se está sometiendo a la Constitución servirá también para que se mantenga la penalización del aborto, a lo que ayudó de forma significativa el mensaje crítico del Papa Benedicto XVI respecto a la corrupción, la pobreza y el auge del narcotráfico enseñoreado en el país.

La presión eclesiástica ha logrado el ablandamiento de los últimos reductos que intentan despenalizar el aborto terapéutico, el cual se practica a la vista de todos, pero que la hipocresía de muchos le permite hacerse de la vista gorda cuando le conviene.

La interrupción del embarazo, criticada por el unificado y bien afinado coro de las distintas iglesias —ahora bajo la batuta de la Católica—, ha salvado a miles de mujeres dominicanas amenazadas de morir por la fecundación, inserción y crecimiento ectópico de un óvulo o aquejadas al mismo tiempo por enfermedades graves.

Una vez más la Iglesia Católica mediante presiones inaceptables contra el Estado Dominicano (vinculados por el Concordato), tiene todas las posibilidades de imponer preceptos religiosos a toda la sociedad —apartados de la razón científica—, postergando el avance en materia de derechos humanos y retrotrayéndonos al oscurantismo de la edad media.

En esa toma y daca tendremos una nueva Constitución resultado del chantaje, el famoso maletín y las manipulaciones de la pervertida partidocracia, que constituye hoy una Asamblea Revisora que hará de la Constitución un traje a la medida del pequeño grupo que detenta el poder político.

Como ha ocurrido en otros momentos de muestra historia, esta vez la nueva Carta Magna le permitirá mayor concentración de prerrogativa al Ejecutivo, lo que en consecuencia contribuye a socavar los demás poderes del Estado y el ya limitado ejercicio democrático coartado, entre otros, por el artículo 55.

Este es un nuevo capítulo en materia de abusos, recorrido por quienes ostentan la representación de la pseudo democracia dominicana, cuyo padre cierto día calificó a la Constitución como un mero “pedazo de papel”.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>