Lunes  16 de Septiembre de 2019 | Última actualización 08:58 PM
Elección de Suprema Corte de Justicia deja sabor amargo en el país
Por: EDILBERTO F. MENDEZ | 9:48 AM

SANTO DOMINGO, 19 abril, 2019 (PL).- La elección de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) dejó un sabor amargo entre los dominicanos luego de que el proceso de selección se viera envuelto en un mar de críticas, enfrentamientos y dudas.

Todo comenzó cuando se procedió a evaluar a los jueces aspirantes a la SCJ en el seno del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), momento en el cual hubo un enfrentamiento entre el procurador general Jean Alain Rodríguez y la magistrada Miriam Germán, el cual encendió las alarmas de un procedimiento tranquilo hasta ese instante.

El incidente fue de tal envergadura que causó un cisma en la sociedad dominicana y un sinnúmero de criterios coparon la opinión pública en defensa de Germán, una jurista de amplia trayectoria en la justicia del país, quien goza del reconocimiento de sus compatriotas.

Sin embargo, de poco valió todo lo aportado, la inhibición en la selección por parte del Procurador General, y muchos dimes y diretes; al final la magistrada quedó fuera de la Corte y no pasó nada, al menos por ahora.

Así las cosas, el CNM continuó su trabajo en la búsqueda de los jueces de la alta corte hasta que los 12 elegidos tomaron posesión de sus cargos en ceremonia efectuada el 8 de abril, y reconformaron las tres cámaras en las que está dividida.

La SCJ quedó conformada por Henry Molina (presidente), Antonio Jerez, Blas Fernández, Pilar Jiménez, Manuel Read, Frank Soto, Manuel Herrera, Moisés Ferrer, Francisco Ortega, Vanessa Acosta, Samuel Arias, Anselmo Bello, Napoleón Estévez, Mari Garabito, Justiniano Montero, Nancy Salcedo y Rafael Vásquez.

Asimismo las salas, integradas cada una con cinco jueces y un presidente, quedaron de la siguiente manera: Para la Primera, encargada de la materia Civil y Comercial, fue escogida como presidenta la jueza Jiménez, con Arias, Fernández, Montero y Estévez, como integrantes.

En el caso de la Segunda, la Penal, fue designado presidente Jerez en sustitución de Germán, con Acosta, Garabito, Ortega y Soto como jueces y la Tercera, la presidencia recayó en el magistrado Read y lo acompañarán Herrera, Vásquez, Bello y Ferrer.

Con respecto a Molina, nuevo presidente de la SCJ, las críticas no faltaron porque aunque la mayoría le reconoce sus méritos como profesional y funcionario del Estado, sus vínculos con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) pesan mucho.

El magistrado renunció a su militancia para actuar apegado a la Constitución, así como a la Ley Orgánica del Poder Judicial para mejorar la imagen del sistema pero su relación con el partido gobernante es innegable y muy difícil de romper de hoy para mañana.

En cuanto a la composición de la Corte, políticos dominicanos señalan que con la elección, en vez de fortalecer la institucionalidad y dar continuidad, ocurrió lo contrario, porque aquellos jueces que durante estos años demostraron dedicación, capacidad, carácter y probidad, casi todos fueron destituidos para dar ingreso a nuevos.

Además, opinan que lo acontecido lleva a pensar se conformó una alta corte con la pretensión, tal vez vana, de dar tranquilidad y tratar de impedir prosperen eventuales procesos que comprometen la responsabilidad del poder político dominante, en vez de crear condiciones para impartir justicia ciega para todos.

Por su parte, los partidos Revolucionario Moderno (PRM), Reformista Social Cristiano (PRSC) y Frente Amplio, cuestionaron la elección de los nuevos jueces porque según ellos la evaluación hecha por el CNM no fue objetiva.

El senador José Ignacio Paliza, presidente del PRM, señaló que el Consejo dejó fuera a magistrados con una hoja de servicio limpia, quienes dieron muestras de objetividad, imparcialidad e independencia en la administración de Justicia.

Mencionó a los magistrados Germán y José Alberto Cruceta, así como a la exfiscal del Distrito Nacional Yeni Berenice, entre otros.

En tanto, el secretario general del PRSC, Ramón Genao, consideró la SCJ debió ser ampliada a 21 jueces, para garantizar la agilidad de los procesos y evitar la morosidad en la cabeza del Poder Judicial.

Mientras, el diputado Fidel Santana consideró que la selección respondió al criterio particular del presidente Danilo Medina.

El jefe del Estado 'decidió alzarse con el control de la alta corte al colocar a un miembro del Comité Central de su partido al frente de la misma y ordenando su composición en función del interés de asegurarse protección e impunidad', añadió.

Otro que se pronunció fue el director ejecutivo de Participación Ciudadana, Carlos Pimentel, quien deseó conocer cómo fueron los votos a lo interno del CNM y sus argumentos.

Dominicana vivió un proceso que pocos esperaban iba a alcanzar el protagonismo que realmente tuvo, tal vez de ahí hayan salido a la luz detalles en otras ocasiones pasados por debajo de la mesa.

A partir del encontronazo entre el Procurador y Germán, hubo más fiscalización por parte de la sociedad sobre el procedimiento, sin embargo, lo previsto funcionó y aquellas cuestiones que la mayoría pidió tuvieron poco avance.

Si algo seguramente sucederá es que de este sonado proceso habrá repercusiones, solo dependerá de las actuaciones de la Corte y de sus jueces llegado el momento de dictar sentencias. Vivir para ver.

*Corresponsal de Prensa Latina en la República Dominicana.