Jueves  24 de Octubre de 2019 | Última actualización 11:08 PM
Donald Trump confirma que hijo de Bin Laden murió en operación de EU
Por: Prensa Latina | 4:50 PM

WASHINGTON, 14 de septiembre, 2019 (PL).- El presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó hoy la muerte de Hamza bin Laden, hijo y posible sucesor de Osama bin Laden, el líder de la red terrorista Al Qaeda asesinado en 2011.

A través de un comunicado difundido por la Casa Blanca, el mandatario republicano indicó que el joven Bin Laden fue asesinado en una operación antiterrorista norteamericana cerca de la frontera entre Afganistán y Pakistán, aunque no proporcionó una fecha exacta del deceso.

La pérdida de Hamza bin Laden no solo priva a Al Qaeda de importantes habilidades de liderazgo y de la conexión simbólica con su padre, sino que socava importantes actividades operativas del grupo. Hamza bin Laden fue responsable de planificar y tratar con varios grupos terroristas, añadió la declaración.

Este anuncio oficial del jefe de Estado ocurre más de un mes después de que a finales de julio la cadena de televisión NBC reportó la muerte del hijo de Osama bin Laden, según el testimonio de tres funcionarios que no proporcionaron detalles sobre dónde o cuándo falleció o si Estados Unidos jugó un papel en su muerte.

El secretario de Defensa, Mark Esper, pareció confirmar la muerte en agosto, cuando le dijo a la cadena Fox News en una entrevista que 'entendía' que Bin Laden había muerto.

Según el diario The New York Times, después de la muerte de Osama bin Laden en 2011 en una redada de un equipo SEAL estadounidense en Pakistán, dos de los principales lugartenientes de su padre prepararon a Hamza bin Laden para el papel de liderazgo en Al Qaeda.

La última declaración pública conocida del hijo de Bin Laden fue emitida por el brazo de medios del grupo terrorista en 2018, en un mensaje en el cual hizo un llamamiento a derrocar al Gobierno de Arabia Saudita y a poner fin a la influencia de Washington sobre Riad, y desde entonces no hubo noticias sobre él.

Su ubicación había sido objeto de especulación pública y hubo reportes de que se encontraba en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán.

En febrero pasado Estados Unidos anunció una recompensa de un millón de dólares a quien ofreciera información que posibilitara la identificación o localización, en cualquier país, de Hamza, a quien la nación norteamericana declaró en 2017 como un "terrorista global especialmente designado".

La operación que acabó con la vida de Osama bin Laden en mayo de 2011 siguió a casi una década de persecución por parte de Estados Unidos tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en este país.

A raíz de esos atentados, que generaron gran indignación y condena internacional, Washington lanzó su llamada guerra contra el terror que condujo a los criticados conflictos bélicos en Afganistán e Iraq.