Viernes  13 de Diciembre de 2019 | Última actualización 02:52 PM
Indígenas de Ecuador firmes contra la eliminación de los subsidios
Por: SINAY CESPEDES MORENO | 9:11 AM

QUITO, 12 de octubre, 2019 (PL).- El movimiento indígena de Ecuador mantiene hoy que dialogará con el gobierno, solo cuando derogue la reciente eliminación del subsidio a combustibles, cuyo impacto negativo ya afecta a los sectores de menos ingresos.

El anuncio lo hizo la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), tras cumplirse el noveno día de manifestaciones contra esa regulación y otras reformas tributarias y laborales, consideradas 'paquetazo' y medidas de ajuste neoliberal, por gran parte de la ciudadanía, que desde el pasado 3 de octubre permanece en protesta permanente en numerosas ciudades del país.

El llamado 'paquetazo' comprende reducir en 20 por ciento el salario para los contratos ocasionales renovados, disminuir de 30 a 15 días el período vacacional de empleados públicos y el aporte del estipendio correspondiente a una jornada laboral mensual, entre otras disposiciones que solo dañan a los sectores más vulnerables.

Respaldada por trabajadores, estudiantes universitarios, campesinos y otros sectores de la sociedad ecuatoriana, la organización dejó clara su postura, luego de que una multitudinaria concentración pacífica, frente a la Asamblea Nacional, fue dispersada con fuerte represión policial poco después de un llamado del presidente, Lenín Moreno, a conversar sobre el tema.

'El diálogo que el gobierno nacional dice promulgar, se ha sustentado durante este proceso de resistencia en una de las peores masacres en la historia de Ecuador, una violencia exacerbada por la fuerza pública y militar', sostuvo la Conaie.

Según indicó la instancia, la responsabilidad directa de esos hechos, que han dejado cinco muertos y 554 heridos, además de cientos de detenidos y desaparecidos, recae en la ministra de gobierno, María Paula Romo, y el titular de Defensa, Oswaldo Jarrín.

Por nueve días consecutivos el centro capitalino ha sido escenario de marchas de miles de ecuatorianos, quienes exigen suspender las medidas que se inscriben en los compromisos adquiridos por el ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional, a cambio de un préstamo de cuatro mil 200 millones de dólares, acuerdo ampliamente rechazado en toda la nación.