Viernes  22 de Noviembre de 2019 | Última actualización 03:41 PM
Liberales y conservadores
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 8:41 PM

2 de 2

El sistema político, montado en un capitalismo atrasado y dependiente, en sí mismo es un fraude, porque la distribución de la riqueza es medida con un embudo, donde lo ancho es para los sectores hegemónico-parasitarios, y lo estrecho para las grandes mayorías que la producen con su trabajo tesonero.

Toda la podredumbre, exhibida durante las primarias del pasado 6 de octubre, sirvió de soporte al presidente Danilo Medina para imponer en el PLD a su precandidato-títere Gonzalo Castillo.

Cuando uso ese calificativo recuerdo al tirano Rafael Trujillo, quien llevó a su hermano Héctor (Negro) a la Presidencia (siete meses en 1951 y entre 1952-1960) y luego a su cortesano Joaquín Balaguer (1960-1962).

Leonel Fernández se queja del uso de los recursos públicos en su contra, omitiendo que él dispuso, según sus palabras, de 40 mil millones de pesos del erario para imponer a Medina en los comicios de 2012.

Es lo aprendido de las experiencias del balaguerismo neotrujillizado, como ocurrió durante sus 22 años de gobiernos despóticos, donde los opositores eran perseguidos, encarcelados, exiliados y asesinados.

Pese a las luchas por la democracia verdadera, hemos quedado atrapados entre liberales y conservadores, y -en muchos casos- los primeros ya en el poder han pasado al conservadurismo.

En la presente contienda Danilo Medina tiene a su favor los poderes del Estado y fácticos para mantener el control político y del presupuesto nacional, así como la impunidad para él y sus seguidores.

La derrota del danilismo está supeditada a la unidad del pueblo movilizado, que permita modificar la correlación de fuerzas en toda esta farsa, manipulada por una Junta Central Electoral al servicio de Medina.