Lunes  03 de Agosto de 2020 | Última actualización 08:59 PM
La importancia de las elecciones en República Dominicana
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 7:43 AM

Este próximo domingo es la gran batalla electoral en la que, la voluntad ciudadana vencerá la hegemonía del Partido de la Liberación Dominicana.

Las elecciones son un momento en la vida política para la libertad y la democracia. Es la oportunidad de los ciudadanos para ejercer su voto y decidir cómo se debe gobernar al país.

A saber, legalidad y legitimidad constituyen ejes principales del contrato político entre gobernantes y gobernados.

Los procesos dominicanos adolecen de fallas estructurales derivadas de la fragilidad del sistema de la democracia representativa.

Un factor positivo ha sido la concurrencia pacífica de los electores. Lo negativo es la manipulación oficialista para perpetuarse en el poder, que, influencia la actuación de los árbitros electorales.

A consecuencias de prácticas fraudulentas, fueron traumáticos los comicios de 1978, 1986, 1990, 1994 y 2012. Estas acciones provocaron tensión política y acuerdos post electorales.

En las elecciones del año 2000 se evitó la segunda vuelta en razón de que faltó una fracción mínima para alcanzar, el ingeniero Hipólito Mejía, el 50% más un voto. El actual presidente Danilo Medina fue quien perdió dichas elecciones.

La actual contienda es la primera en la historia del país que se celebran unas elecciones en el marco de una crisis sanitaria de la dimensión de la causada por el COVID-19.

Los resultados de estas elecciones revisten la máxima importancia. En primer lugar, tras la epidemia de coronavirus, se necesitará de un gobierno de Unidad Nacional como lo planteó el licenciado Luis Abinader, próximo presidente de la República Dominicana.

Segundo, también se necesitará liderazgo con un gabinete formado por los mejores hombres y mujeres con conocimiento para implementar programas del cambio para una sociedad justa y solidaria.

Tercero, será indispensable un pacto productivo, con un modelo de desarrollo claro para el país.

En definitiva, la soberana voluntad de la gente votará por el cambio necesario del poder ejecutivo y del Congreso Nacional: Luis Abinader, presidente; Raquel Peña, vicepresidenta. ¡Firmeza, ni un paso atrás! 30 de junio 2020.