Jueves  26 de Noviembre de 2020 | Última actualización 07:45 PM
Reflexiones de un vago en medio de la pandemia del coronavirus
Por: LUIS RAMON DE LOS SANTOS (Monchín) | 9:28 AM

BOSTON, 20 de agosto, 2020.- Desde hace meses, una parte importantísima de la poblacion mundial está en confinamiento, ya ustedes saben por qué. No hay nada más frustrante que estar confinado, o lo que es lo mismo, preso sin delito, sin saber cuándo las puertas de esta cárcel se abrirán y podamos andar por las calles y ciudades como "chivos sin ley", tal y como era antes.

De mi parte, como envejeciente, retirado, vago por imposición biológica, y sin el más mínimo deseo de levantarme a trabajar, también como era antes, decidí de común acuerdo con mi cómoda posición, hurgar entre montañas de papeles y revistas que guardo como activo y ayudado por esta vaina que llaman internet, investigar algo que me tenía preocupado: cuánta gente en este mundo tiene apodo, mote o sobre nombre, el por qué de los mismos y si estos han tenido algo que ver con sus triunfos o fracasos.

Aqui les van los resultados: El 96.7 por ciento de los habitantes de la tierra tiene apodos, sobre nombre o mote, de ese 96.7 por ciento el 75.5 tiene que ver con la profesión u oficio que ejercen, y el resto a causa de defectos físicos, imposiciones familiares u otras causas.

Asombrado por el dato y dada mi inveterada aficción por los boleros me di a la tarea, obviamente escuchando mi ritmo musical preferido, de investigar los apodos y motes de los cantantes, compositores y músicos popularares, aqui les va como muestra un boton...
Marco Antonio Muñiz: El rey feo de la cancion. Damaso Perez Prado: La foca. Elenita Santos: El rayito de sol. Roberto Yanes: La voz romantica de Buenos Aires (a pesar de haber nacido en la ciudad de Cordoba).
Alfredo Sadel: El tenor favorito de Venezuela. Nelson Ned: El pequeño gigante de la cancion. Lope Balaguer: El cantantazo. Daniel Santos: El inquieto anacobero y El jefe. Jose Luis Rodriguez: El puma.
Amalia Mendoza: La tariacuri. Roberto Ledesma: Romántico primero y el As de corazones. Rolando La Serie: El guapachoso. Javier Solís: El ranchero romántico. Dyango: La voz del alma. Maria Luisa Landin: Nuestra señora de la emoción. Codina: La voz que llenó toda una epoca.
Como habrán podido notar, los motes, apodos y sobre nombres son muy comunes entre la gente que tiene que ver con las música, pero lo que me ha llamado la atención de todo esto es que el 98 por ciento de esta gente no ha usado su nombre propio en su carrera artística, pero eso ya será tema en otro artículo donde daremos a conocer los verdaderos nombres de esa gente.