Miercoles  16 de Enero de 2019 | Última actualización 09:38 AM
Chávez tilda "ilegítimo" a Lobo y condenó a 4 países lo reconocen
Por: Editor de Internacionales | 8:37 PM

CARACAS, 28 ene.- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamó el jueves "ilegítimo" al recién juramentado presidente de Honduras, Porfirio Lobo, y criticó a Estados Unidos, Colombia, Panamá y Canadá por su reconocimiento al nuevo gobierno hondureño.

"El nuevo presidente ilegítimo de Honduras asumió el cargo rodeado por los militares golpistas (...), los mismos que reprimieron al pueblo y echaron a (el derrocado mandatario Manuel) Zelaya del gobierno", dijo Chávez en un acto oficial, transmitido por la televisión venezolana.

"Ayer (miércoles) Estados Unidos, Colombia, Panamá y Canadá fustigaron a Venezuela en la OEA y al mismo tiempo esos países estaban allá aplaudiendo a un nuevo presidente ilegítimo de Honduras", agregó.

Esos países, al igual que Perú, fustigaron el miércoles ante la Organización de Estados Americanos (OEA), al gobierno de Venezuela por la suspensión de la señal por cable de varios canales de televisión, entre ellos RCTV Internacional, que transmite a nivel nacional y que violaron las regulaciones oficiales.

Durante una reunión del organismo en Washington, los representantes de estos países denunciaron una "tendencia a restringir la libertad de expresión" por parte de las autoridades venezolanas, pero que no condenaron la represión, muertes, desapariciones y encarecelamientos a quienes se oposioeron activamente al golpe contra Zelaya.

"Eso es parte del contraataque imperial. Es parte del ataque al pueblo", señaló el mandatario.

Chávez saludó al derrocado mandatario hondureño Manuel Zelaya, quien el miércoles viajó a República Dominicana, donde fue recibido como "huésped de honor", tras permanecer cuatro meses en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

"Saludamos a Zelaya, que ayer finalmente pudo salir del país, y también al pueblo hondureño", dijo el presidente venezolano.

Chávez ha sido uno de los más firmes críticos del golpe de Estado del 28 de junio pasado que derrocó a Zelaya, y rechazó, desde su convocatoria, la celebración de las elecciones en Honduras en noviembre, por considerar que eran una "farsa".

En ese proceso electoral la participación del pueblo hondureño ha sido considerado pírrica y donde se excluyó a los seguidores del depuesto presidente Zelaya.