Viernes  31 de Octubre de 2014 | Última actualización 11:11 AM
El Movimiento Cívico de 1930
Por: JOSÉ MEDINA FLEURY | 11:41 PM

El llamado Movimiento Cívico surgió como consecuencia de los desaciertos económicos y políticos en que incurrió el presidente Horacio Vásquez, quien fue elegido por un período de cuatro años (1924-1928).

Entre las causas que le dieron origen a este movimiento –que podríamos calificar como Golpe de Estado- podemos citar que Vásquez acogió como buena y válida una petición amañada de Eugenio Apolinar Henríquez para que extendiera por dos años más su mandato presidencial, es decir, hasta el 1930, violando así la Carta Magna; aceptó de manera incondicional lo acordado en el Plan Hughes-Peynado para la desocupación del territorio nacional por parte de las tropas yankis.

Asimismo, Vásquez aumentó la deuda externa en virtud de que dejó de pagar el capital e intereses de la misma para implementar un vasto plan de obras públicas, lo que generó una incisiva corrupción que penetró los más altos estamentos del gobierno y que por consiguiente enriqueció de manera ilícita a un gran número de sus funcionarios; mantuvo la presencia de la Receptoría norteamericana de aduanas, además de que hubo una reducción del 50% de los salarios de los trabajadores por parte de las compañías azucareras como consecuencia de la depresión de 1929.

Hay que destacar también otros factores que influyeron para que el régimen de Vásquez se tambaleara como fue el malestar social que provocó cuando anunció su propósito reeleccionista, así como también los ataques que recibió por parte de la Juventud Nacionalista que lo calificó de entreguista por aceptar pura y simple las condiciones de la desocupación de los invasores norteamericanos, además contribuyó la lucha interna que se desató por la sucesión entre sus acólitos.

En ese panorama, Rafael Estrella Ureña, que fue secretario de Estado de Vásquez, se lanzó como activista anti-reeleccionista, aglutina toda la oposición al viejo caudillo, y Trujillo, astuto, jefe del ejército y uno de los hombre más ricos del país, entabló una alianza secreta con él (Estrella Ureña).

Así las cosas, el 23 de Febrero de 1930 se organiza un simulacro de rebelión en la fortaleza San Luis de Santiago y Trujillo se apodera del control de la ciudad, avanzan sobre Santo Domingo y obligan a que Horacio Vásquez, ya viejo y enfermo, a renunciar sin poner resistencia.

Estrella Ureña es proclamado presidente títere de Trujillo –igual como lo hizo Balaguer en 1960- mientras tanto el brigadier se granjeaba el apoyo del gobierno norteamericano y para legalizar su ascenso al poder el 16 de mayo de 1930 se celebran unas elecciones fraudulentas en las que el Movimiento Cívico tenía la candidatura Trujillo-Estrella Ureña y el opositor era Federico Velásquez, quien tuvo que retirarse por el terror a que fue sometido por las huestes trujillistas.

Obviamente que esas elecciones fueron “ganadas” por ese binomio que luego pasó a ser un monomio-Trujillo-, a partir de ahí la historia es conocida.

En ese proceso hay que destacar que una pieza clave en el ascenso de Trujillo al poder político lo constituyó, sin dudas algunas, Joaquín Balaguer por ser este quien redactara el manifiesto que dio a conocer aquella sangrienta acción que enlutó por 30 años al pueblo dominicano y por ser el orador principal en la campaña proselitista del futuro dictador, y luego pasar a ser su fiel servidor y presidente títere y por último fue su panegirista ¡cuanta lealtad!

De igual modo hay que decir que entre los militares que colaboraron a que Trujillo instaurara su dictadura figuran Fausto Caamaño, Leyba Pou, Mélido Marte y Félix Hermida, entre otros.