Martes  21 de Mayo de 2019 | Última actualización 09:13 AM
Manifestación 1 de mayo dirige izquierda Berlín deriva en disturbios
Por: Editor de Internacionales | 4:56 PM

BERLÍN, Alemania, 1 may.- Activistas de la izquierda y del Bloque Negro de autónomos lanzaron piedras, botellas y objetos incendiarios a las fuerzas antidisturbios desplegadas en Berlín, al término de la marcha del Primero de Mayo Revolucionario por el barrio multiétnico de Kreuzberg.

La policía respondió con contundencia a estos ataques, protagonizados por grupos de manifestantes que se habían separado de la marcha en la que habían participado unos 10.000 jóvenes y que iba encabezada por miembros del Bloque Negro.

Los incidentes se produjeron al término de la manifestación, que en esta ocasión no cruzó el centro del barrio, donde se habían concentrado miles de vecinos y visitantes para celebrar su tradicional "Mayfest", sino que bordeó esa zona.

Las autoridades berlinesas habían trazado este recorrido precisamente para evitar altercados como los de años anteriores.

La policía había advertido de que actuaría con contundencia para evitar situaciones como las del Primero de Mayo de 2009, cuando los antidisturbios de vieron desbordados y la marcha dejó 400 agentes heridos.

Hasta el inicio de la manifestación de la izquierda, la jornada en Berlín estuvo marcada por las acciones de bloqueo contra diversas marchas ultraderechistas y la detención de unos 250 neonazis que pretendieron desfilar por el oeste de la ciudad para evitar a los contramanifestantes que les salían al paso.

En el barrio de Prenzleuerberg, en el este, donde había convocado la manifestación el ultraderechista Partido Nacional Democrático (NPD), miles de ciudadanos se apostaron en calles, puentes y tejados para bloquear el paso a unos 600 neonazis.

Entre los contramanifestantes estaba el vicepresidente del Parlamento del Partido Socialdemócrata (SPD), Wolfgang Thierse, de 66 años y vecino de ese barrio, quien participó en los bloqueos.

La policía acabó llevándose al político, tras requerirle, sin éxito, que levantara su sentada con centenares de convecinos.

Paralelamente, en Erfurt y Würzburg (este y sur de Alemania), entre otras ciudades, se producían acciones parecidas de protesta contra otras tantas marchas neonazis.

Pese al fuerte despliegue policial, los disturbios son habituales en Berlín cada Primero de Mayo desde 1987.

La víspera, la llamada Noche de Walpurgis, se registraron en Hamburgo (norte) y algunos puntos de Berlín incidentes protagonizados por militantes de izquierda y jóvenes independientes.