Crisis económica alcanza al servicio postal estadounidense