Triste debut del nuevo canciller