El riesgo de una carrera hacia abajo