Unas 300 personas son desplazadas de sus hogares a lugares seguros