María y los devaneos de cierta 'providencia'