Una “salida del callejón” para quedarnos en el lodazal