El alzhéimer podría tener su origen fuera del cerebro, según expertos