Nuestro país, dos épocas y dos conductas