La fortaleza de un Caribe unido