El papa Francisco, Fidel Castro y la corrupción