En San Juan, el agua es oro