Envenenar nexos China-Latinoamérica, la nueva estrategia de EU