Acostumbrarnos a respetar las formas