Danilo Medina muestra dos países; uno de opulencia y otro de pobreza