Presidente peruano se aferra al cargo ante posible destitución