¿Se reelegirá la podredumbre?